LA PROSPECTIVA Y EL FORECASTING

Por BiM Consulting - hace 1 año

Sección: Startups


En un momento de la vida el hombre es dueño de su futuro.

El destino –querido Bruto- no está en las estrellas sino en nosotros mismos

Shakespeare “Julio César”

Está en la naturaleza del ser humano tener curiosidad por lo que sucederá en el futuro. Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, el futuro es un tiempo al que no hemos llegado todavía; por lo que adivinarlo es imposible, pero es posible predecirlo a través de herramientas y disciplinas como la prospectiva. Muestra de ello es que algunas predicciones sobre el futuro se han cumplido y han permanecido en el tiempo, convirtiéndose en tendencias, que dan un marco general a la historia de las sociedades, tal es el caso de las tendencias asociadas al uso de la tecnologías, como es la masificación del uso de internet y las TICs.

BiM

Cuando se mencionan las tendencias, generalmente se hace referencia a fenómenos tecnológicos, sobre los que  existe vasta información y sobre las que pueden realiza rse algunas conjeturas sobre lo que pasará durante los próximos años, a fin de reducir la incertidumbre sobre el futuro. Pero, existen otro tipo de fenómenos contextuales que son los de tipo económico, social, cultural y hasta ambiental, los cuales son menos predecibles, generan mayor incertidumbre, pero representan una oportunidad para el desarrollo de la prospectiva como disciplina.

Entonces, según el tipo de fenómeno, podemos inferir que existen dos espacios diferenciados para estudiarlas; por un lado se tiene el forecasting, de origen norteamericano y con énfasis en los cambios tecnológicos que existen en el entorno, como determinantes de la dirección de las sociedades; y por otro lado está  la prospectiva, de origen francés, y que  asume que la evolución de los fenómenos de futuro es incierta y, más bien, para su estudio propone realizar una gestión de la incertidumbre, definiendo  para ello que el futuro no es lineal sino múltiple. Por lo que es posible conjeturar diferentes situaciones de futuro, compararlas y elegir la más conveniente de construir, considerando la multiplicidad de escenarios posibles.

Analizar el futuro por medio del forecasting, es efectivo cuando se tiene información completa y en consecuencia, se puede dejar todo en manos de la probabilidad. Es así que surge la prospectiva, a través de la figura de Michel Godet, quien explica que los resultados del forecasting ayudan a reducir la incertidumbre, teniendo, no obstante aún, un margen de incertidumbre sobre el futuro.

La prospectiva, en contraste, tiene por objetivo no incrementar la probabilidad de ocurrencia de algún evento, sino ingresar en el futuro mediante la conjeturas y en base a ello construir la mejor opción posible.

Realizar conjeturas sobre el futuro en base a proyecciones basadas en datos históricos significa asumir un comportamiento inercial de las variables, lo cual no siempre sucede de esa manera, pues el mundo y las sociedades se encuentran en constante cambio.

La prospectiva es transdisciplinaria y se caracteriza por otorgar una visión global y sistémica en la que los actores sociales, sean gobiernos, empresas o la misma población; y las variables de cambio, que muestran sus estados y sus comportamientos, cumplan todas con un papel trascendental en la construcción de un futuro: en el arte del encuentro de la predicción con la disciplina de la ciencia.

Lo esencial sobre el futuro es que debe construirse con acción de los actores y considerando las tendencias y condiciones que hay en el entorno: sus recursos y los posibles eventos que puedan aparecer, y en base a ello, elaborar y construir la mejor opción de futuro, a través de la innovación, que como se ha mencionado antes en materia de tecnología, genera tendencias que son sostenidas en el tiempo y proporcionan el contexto y dirección de cambio en las sociedades.

BiM futuro

Autor del artículo

BiM Consulting

Empresa Consultora en Innovación, Marketing y Telecomunicaciones

Comentarios