Pedro Neira: “La parte más divertida de una startup es el comienzo”

Por Alonso Mujica - hace 2 años

Sección: Startups


Timov entrevista a Pedro Neira, emprendedor serial, CEO y Cofundador de Mi Media Manzana. Primera Parte

 

¿Cómo comenzaste en el emprendimiento?

Yo acabé la universidad y me fui a trabajar en APOYO. Estuve trabajando tres años en consultoría y uno de los grupos que me tocó ver fue un proyecto web, como un side business de unos textos escolares que habían sacado. Me dijeron que había sobrado 5 mil dólares de un presupuesto y que me arme una web. Con un equipo hicimos lo que se llamaba 20EnMate.com, que luego se convirtió en una cosa que se llamó Piloto20. Le empezó a ir súper bien a la web, incluso mucho mejor que al libro y ese año ganamos un montón de premios a nivel local: Mejor página web del Perú, Creatividad Empresarial, sin que APOYO sea una empresa que hacía webs. Entonces yo personalmente dije “¡Qué increíble con 5 mil dólares, mira todo lo que puedo hacer! Tu límite es tu cerebro. “

Enfocado en trabajar en Internet

Con esa idea en la cabeza me fui a hacer mi MBA, decidido a salir trabajando en Internet. Todavía no sabía nada de startups ni de nada. A los 25, me fui a hacer mi MBA a Barcelona al IESE y acabo más o menos a los 27. Quería trabajar en Internet y justo conocí a una persona con una idea de negocio orientada dentro de lo que buscaba, necesitaba un manager que maneje su empresa, porque sabía que no era la persona indicada. Me pareció que era lo que estaba buscando y esa fue mi primera startup. Se llamaba IMPRIMA ONLINE, ese fue mi primer contacto con el emprendimiento. Hice un business plan, un prototipo, levanté capital de alrededor de medio millón de dólares. Eché a andar y trabajé en esa empresa por 3 años hasta llevarla casi al break even. En el 2009 decido retirarme de ahí porque España y Europa entraban a una crisis espantosa y justo salió una oportunidad muy buena para trabajar en una startup acá en Perú.

El primer fracaso llevaría a algo nuevo

Este fue mi segundo emprendimiento. Me llamaron dos contactos en Lima y me dijeron que querían armar como un Alí Babá para América Latina. Negocié un tiempo con ellos, me pareció interesante la propuesta y me vine a Perú. Resulta que a los 6 meses el proyecto fracasa. Yo me volteo donde el inversionista ángel que nos respaldaba y le dije que corte todo, que no daba para más. Al día siguiente nos juntamos los 3 fundadores para ver qué hacíamos, cada uno se iba a su casa o aprovechábamos el buen equipo que armado y hacíamos otra cosa. Decidimos lo segundo y el mismo inversionista, que acababa de perder 60 mil dólares, decidió apostar nuevamente por nuestro equipo para una idea que todavía no estaba tan definida.

Artículos relacionados:
¿Alí Babá? No, Nos referimos a los 40 Ladrones, Todo lo Contrario. Averigua aquí

Viviendo el camino hacia AdóndeVivir

Este proyecto fue mi tercer emprendimiento, que acabó siendo AdóndeVivir, y el segundo con ese equipo. Empresa que manejé por casi 5 años. Esta startup luego se convirtió en el portal inmobiliario más grande del país. Yo estuve trabajando 2 años y medio con mis socios, en ese momento logré levantar capital de un fondo de Estados Unidos llamado Tiger Global Management, a través de una sede en Argentina, que estaba invirtiendo en toda América Latina en portales de Real Estate y empleos. Ellos compran la participación de mis dos socios que ganan un buen dinero y se van. Luego, yo me quedo trabajando con este fondo dos años más. Hicimos crecer la empresa una barbaridad, ahora es sumamente rentable, vende millones de soles en el Perú. Yo aprendí mucho trabajando con la gente de este fondo, un Venture Capital que busca crecimientos muy agresivos en muy poco tiempo.

¿Cómo llegaste a ese fondo?

El networking siempre es indirecto. Conocí a alguien, le conté lo que estaba haciendo y lo que estaba buscando tres meses antes. Y en el momento que esta persona se enteró que había un fondo buscando comprar portales inmobiliarios en América Latina, ya sabía de mi actividad y me contactó.

Luego, viajé a Argentina, les presenté el portal, les interesó y me contactaron con la sede de EEUU. Al principio, me ofrecieron una valorización malísima, casi insultante, pero dije ‘’bueno voy a seguir a negociando”. Hasta que después de 6 meses de negociaciones, se obtuvo algo tan interesante que ellos vendieron todas sus acciones y se fueron. Finalmente, hace un año y medio, decido renunciar a AdóndeVivir.

¿Por qué renunciar?                                                   

Fue un proceso personal muy profundo. A la empresa le iba mejor que nunca: teníamos un fondo de capital de riesgo, recursos ilimitados, estábamos haciendo leña a la competencia. Sin embargo, yo no era feliz y no sabía muy bien porqué. Si tú ves todas las películas de Hollywood, uno es feliz cuando su empresa se vuelve exitosa. Resulta que no me pasaba a mí eso. Me preguntaba ¿Por qué no soy feliz como debería serlo? Me tomó un tiempo responder esa pregunta, usé a mi coach para ayudarme hasta que me di cuenta que lo que a mí me gusta es emprender. Fue en mi tercera startup que me di cuenta que soy un emprendedor serial.

Descubriendo al emprendedor serial

Lo que a mí me gusta es crear cosas, crear valor y herramientas tecnológicas de la nada. Cuando el equipo tecnológico pierde mucho su peso hacia el comercial es una señal. La parte más divertida de una startup es el comienzo, cuando son pocos que están creando algo de la nada. No hay un momento exacto, depende de muchas cosas. Creo que es cuando dejas de ser una startup y te vuelves una empresa madura, más corporativa. Cuando las cosas ya están creadas y funcionan, yo ya no agrego tanto valor y creo que hay personas que pueden hacerlo mejor que yo.

Renunciando a su propia empresa

 

Ahí es cuando yo decido renunciar a mi propia empresa, fue una decisión dramática. Volví a empezar desde cero. Quería un emprendimiento más ambicioso, mucho más grande, más trabajado y hacerlo escalar. A diferencia de AdóndeVivir que estaba pensada para Perú y se iba a limitar al mercado local siempre. Empecé a preguntarme: ¿Qué iba a hacer? y ¿qué podía hacer? ¿En qué soy bueno? Tampoco es que decida hacer el próximo Google, no tengo idea de cómo hacerlo.

Autor del artículo

Alonso Mujica

Alonso Mujica es el Director de Timov. Él es un emprendedor que se ha desempeñado en cargos comerciales para empresas de Tecnología, además de consultor para diversas Startups. En la actualidad trabaja en ventas para Lenovo mientras apoya como externo en otros proyectos. Estudió Ingeniería Industrial y está siguiendo una especialización en Trade Marketing. En su tiempo libre disfruta hacer deporte, la música indie y aprender sobre nuevas cosas que están pasando en el mundo.

Comentarios