De la “Droga Silicon Valley” y otras adicciones

Por Maria Granara Quintos - hace 1 año

Sección: Startups


Es común que en el ecosistema startup se tome como referencia siempre Silicon Valley pero, ¿habrá llegado el momento de volvernos auténticos y montar nuestro propio camino? Sobretodo, porque las condiciones de crear una empresa en tecnología en este lado del mundo es bastante distinto a hacerlo en el Valle.

 

Fuente: The Inquirer  

‘’La Droga de Silicon Valley’’ es el título del artículo de Daniel Ponce, emprendedor en tecnología, fundador de City Heroes y cofundador de AmerPages, que vivió en Silicon Valley durante varios meses y comparte un análisis sobre su experiencia allá. Detrás de esta meca de la tecnología, donde hay una serie de esfuerzos, adicciones y caídas para quienes buscan cumplir el sueño de crear una startup millonaria.

 

Analizando la experiencia de Daniel Ponce

‘’Coupa Café, elevator pitch, Palo Alto, VC, meetup, pizza, follow up, investor deck, Tech Crunch, team, Mark, tracción, Silicon Valley (SV)…. startup. Si conoces estas palabras y además entiendes este texto en español, quizás, como muchos de nosotros eres emprendedor latino y estás demasiado tiempo en esta droga llamada Silicon Valley’’.

En el desarrollo de la idea de tu negocio, quienes te asesoran, utilizan palabras como ‘’startup, aceleradora, angel investor’’ y pese a sonarte lejanas – al menos al principio-, las haces piezas clave de tu día a día para jugar a ser emprendedor Y por lo tanto, es parte de una prédica y práctica de una cultura emprendedora

Todo esto como parte del inicio de tus primeros pasos en el ecosistema emprendedor. Pero como no tienes metas enanas sino que quieres hacer una startup que cambie el mundo, empiezas a sumergirte más y más y terminas en el piso ‘’entrepreneurs, pitches, mentoring y accelerators”.

Pero para estar allí tienes que tener en cuenta lo siguiente:

  • Leer los números en millones, por qué los miles no sirven para nada, ¿no? ¿quieres un negocio escalable o no?
  • Estudiar las rondas A, B y C de los líderes, conocer todo sobre los unicornios.
  • Creerse un emprendedor total y con ello, hacer cambios disruptivos en el mundo.

 

Cuando crees que el asesoramiento te asegura el premio

‘’Algunos intentos con aceleradoras nos acercaron más el premio, si bien en su momento, no fuimos aceptados, las fases finales a las que llegábamos y el feedback que recibíamos no nos podía engañar. Nuestro lugar estaba allá’’.

‘’Llegamos 3, luego de un paso rápido por South San Francisco rentamos una casa en Sunny Vale. Sin piscina, sin muebles, sin inversión y sin remordimientos. Las primeras semanas dormimos en la alfombra, nos alimentábamos de la experiencia, de Cheerios y de las pizzas gratis de los meetups. Nos encantaba’’.

 

Fuente: Panamerican World

A partir de esto, vale la pena analizar lo siguiente:

  • La mentoría y el ‘’feedback’’ sirven, pero tus mentores no son los que van a invertir en ti ni son tampoco los expertos de tu sector necesariamente.
  • El visto bueno de quienes te acompañan en el camino no hace buena ni ganadora a tu empresa.
  • Asi sea Silicon Valley la cuna de las startups millonarias y geniales, tu tiempo, esfuerzo y dinero sale únicamente de ti

Por otro lado, no eres la única startup en el mundo que se está creando y cuando quieres aplicar las fórmulas “infalibles” del emprendedor:

‘’El negocio aun no despegaba y de hecho, tomaba más tiempo de lo que decía Steve Blank. Las reuniones con inversionistas, si bien frecuentes, acababan en frustración y por su puesto en menos dólares en el banco’’.

Puede que empieces a frustrarte porque sigues todo al pie de la letra. Aplicas los tips de Paul Graham para no fallar, pero sigues sin levantar el financiamiento que necesitas, siguen sin alcanzar ese nuevo milestone de usuarios.

 

17 razones que harán que tu startup fracase: la primera

 

Sumergidos en la fantasía

‘’Pasaba que esa droga, que desde hace un tiempo había empezado a aspirar, a inyectarme en las venas de entrepreneur y a revenderla a los demás, ahora dominaba mi cabeza. Mis ojos veían un mundo que funcionaba, sí, funcionaba, pero a la distancia. Estaba en una burbuja donde conocía de memoria una realidad que no era mía, ni la de los cientos de emprendedores latinos que ahora eran adictos a ella’’:

  • Las palabras, terminologías y culturas de Silicon Valley que muchas no tienen nada que ver con la realidad de Latinoamérica.
  • El comportamiento de inversionistas latinos no se aprende devorándose libros sobre ‘’Venture Capital’’.
  • Los emprendedores y su adicción a Silicon Valley y el ‘’levantamiento millonario’’ y los unicornios.
  • Los medios difundiendo los millones de dólares que levantó “X” o “Y” startup. Acá los medios hablan más que nada de concursos de startups ¿Por qué será?

“Un día, dentro en la peor crisis de mi vida, entre otras cosas me di cuenta que esta droga estaba haciendo demasiado daño a mi cabeza, mi pasión y mis amigos. Y es que nuestra vida, para muchos es emprender y construir, pero estábamos haciendo todo mal. Todo muy mal”.

 

Latinoamérica no es Silicon Valley

‘’… lo que necesitamos de ellos va más allá del dinero. Necesitamos aliados, amigos y mentores. Personas que estén dispuestas a ensuciarse el traje y aportar un poco más de cabeza y corazón’’.

Entonces, ¿hay que seguir imitando eternamente a Silicon Valley y replicar las fórmulas infalibles de éxito en nuestros respectivos países?

“Ya llegará el momento en que nuestro dealer y nuestra droga, Silicon Valley, sea nuestro amigo y nos respete. Hasta entonces respetémonos nosotros y seamos grandes, incluso con fiesta con fútbol y con barro”.

 

¿Y tú qué opinas? ¿Hay que copiar Silicon Valley o los latinos tenemos que inventar nuestro propio camino?

 

Fuente: Storieson

 

¡Síguenos en Timov para conocer todo sobre innovación y emprendimiento en Latinoamérica!

Autor del artículo

Maria Granara Quintos

María Gracia Granara es miembro del equipo de redactores de Timov. Estudia Comunicación y Periodismo en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC).

Comentarios