Que Significa La Palabra Infantil

¿Qué significa la palabra infantil en el diccionario?

1. adj. Perteneciente o relativo a la infancia o a los niños.

¿Qué edad se considera infantil?

Psicología evolutiva de la niñez – Recién nacido. Nótese que el cordón umbilical aún no fue cortado, y que aún se encuentra extendido sobre el cuerpo de la madre, conectando con la placenta, El desarrollo de la niñez es el estudio de los procesos y los mecanismos que acompañan el desarrollo físico y mental de un infante mientras alcanza su madurez mental.

  • La pediatría es la rama de la medicina referente al cuidado de niños de la infancia hasta la adolescencia.
  • Edades de entre 0 a 14-21 años dependiendo del lugar, país, hospital y cultura).
  • Estas escalas de edades son aproximadas, y pueden diferenciar de cultura a cultura.
  • La lista siguiente refleja el concepto del desarrollo del niño en el siglo XXI,

En general, se entiende que la infancia comienza con el nacimiento, aunque existen posturas divergentes al respecto. Antes del nacimiento, la formación del niño pasa por las siguientes fases:

  • Cigoto, el punto del concepción, fertilización. En este momento el ser es unicelular,
  • Embrión ; es el periodo desde que el ser aún no tiene la forma humana (es irreconocible a simple vista).
  • Feto ; última fase o preparación del nacimiento, en esta fase se reconoce a simple vista que el ser es humano.

Niñez:

  • Lactante (bebé), es el primer mes fuera del útero hasta completar el año.
  • Infancia (infante), edades: 1-5 años.
  • Niñez : 6 – 9/10 años (dependiendo del nivel de desarrollo físico e intelectual individual)
  • Preadolescencia y principio de la Pubertad 9/10 — 14 años

Posterior a la niñez:

  • Final de la Pubertad y Adolescencia : 15 – 18/-25 años. (Legalmente hablando, en la mayoría de los países se alcanza la adultez a los 18, socialmente hablando, los 21 se suelen considerar la edad máxima de entrada a la adultez joven; biomédicamente hablando, la adolescencia se extiende hasta los 25 años, según algunos autores) ​
  • Adultez : 18 – 40 años (adulto joven), 40 – 65 años (adulto maduro o mayor).
  • Vejez : Desde los 65 años.

El desarrollo cognitivo y afectivo del niño comprende varias áreas:

  • Aprender : Entender el mundo y conocer el medio sobre todo mediante el juego, con ayuda de sus mayores ​ y conjuntamente con sus iguales.
  • Lenguaje : Aprender a hablar, y a expresarse y comunicarse mediante el lenguaje verbal y no verbal.
  • Educación : Aprendizaje de la lectoescritura, adquirir conocimientos y habilidades, etc. La educación comprende la institución formal y la no formal.
  • Psicología y Desarrollo : Aprender a convivir con las demás personas en su medio, y en sociedad. Incluye el aprendizaje de las reglas tácitas y explícitas de su cultura,
  • Arte y música : Aprender a expresarse mediante las diversas técnicas artísticas; el arte como la música despiertan la sensibilidad de los niños y enriquecen su acervo personal.
  • Moral o ético: De acuerdo con Piaget el sentido moral de las personas evoluciona según etapas.

En el campo de la psicología también es posible verificar cambios notables en la concepción que los autores han tenido sobre la infancia y sus características. Lo demuestran los distintos enfoques presentes en la psicología evolutiva, Durante algún tiempo existió el intento de integrar todos los conocimientos sobre el niño en una disciplina especial, la paidología, que diera cuenta de los aspectos psicológicos, biológicos y sociales.

¿Qué significa eres infantil?

No seas infantil Últimamente le he dado vueltas a estas frases. Se comporta como un niño ¿Qué significan? Es una persona inmadura Primer dibujo narrativo de una niña llamada Ada. La niña está enfadada porque no puede encontrar a su madre. En los contextos en los que generalmente las escuchamos, tienen un componente negativo,

Ser infantil es ser demasiado ingenua, o directamente tonta. Quizá que eres simple o que no sabes valorar o decidir. Comportarse como un niño o ser una persona inmadura signica a veces comportarse de manera caprichosa, enfadarse por estupideces, no saber manejar situaciones. Quizá significa hacer tonterías, usar el humor en un momento inconveniente. O no asumir tus responsabilidades.

Pero, ¿las niñas y nos son siempre así? ¿Y son solamente eso? Me gustaría proponer otros posibles significados:

Ser infantil es ser una persona creativa, divertida, muy interesante de observar, juguetona. Comportarse como una niña o un niño también puede significar preocuparse por los animales, que te guste dormir, querer dar y recibir cariño y besitos.

Quizá me podáis mirar de soslayo y repetir prejuicios que se realizan con cualquier revisión del lenguaje no inclusivo. Me da igual. Por otro lado, quizá no se os ha pasado por la cabeza esto y sí que os molestan frases como: Corre como una mujer o No seas marica ¿Qué diferencia hay entre éstas y las anteriores? Yo veo poca. Orgullo infantil Dragón dibujado por Gloria, niña de 6 años Llevo muchos años practicando y reivindicando lo infantil: dibujar y jugar más, por ejemplo. Colorear, pintar, recortar charlar con niñas y niños e interesarme por sus ideas. Creo que las niñas, niños y adolescentes enseñan mucho y pueden aportar un montón.

  1. Y creo que las personas adultas no nos permitimos ser más como ellas y ellos.
  2. Existe una presión social en contra y una vergüenza estúpida por ello que debemos combatir.
  3. Y reivindico lo infantil no sólo reduciéndolo a algo ñoño, a un “mira lo que hace” o a esa mirada burlona que a veces también hay desde la perspectiva adulta.

Porque a veces sólo contemplamos esas miradas: la de la infancia como problema, la infancia como víctima o la infancia como algo cuqui y empalagoso. Reivindico lo infantil como una población tan interesante -pues siento una gran curiosidad intelectual hacia ella- como menospreciada -pues entiendo que no se cumplen sus derechos de participación en la sociedad-. Guthrie no llega a los 3 años y dibuja así un fuego y un bombero A la par que presionamos a las personas adultas para que no se comporten como niñas y niños, también les presionamos a las propias niñas y niños para que no sean lo que son. Así se escucha a menudo eso de “Tú ya eres muy mayor” para tratar de corregir un comportamiento -si eres mayor, no debes hacer tal cosa- o para elogiar un comportamiento -si quieres que te considere mayor, debes hacer lo que yo te mando-.

De esta manera, “ser mayor” es lo correcto, y ser niña o niño es lo incorrecto. Y, de esta manera también, escuchamos a niñas y niños reclamando su lugar: “Eh, que yo ya soy muy mayor, que tengo 6 años”. Quizá ahí podríamos intentar matizar un poco, ¿no? Podemos hablar de la importancia de hacer las cosas por tu cuenta, de ser autónoma.

Quizá, en algunos casos, nos referimos a eso. Pero me temo que, muchas veces, lo que estamos transmitiendo es la ansiedad por abandonar la infancia para que por fin te traten como una persona, no como un ser inferior. ¡Participa! Me gustaría saber qué opináis de esto. La mirada de las niñas y niños. Imágenes: fuego en el álbum de Grant, niña enfadada en el álbum de la familia Paessel, dibujo sin título en el álbum de terrpie, dragón en el álbum de Alessandra y La mirada infantil de MacDoninri

You might be interested:  E Que Significa En Matematicas

¿Qué clase de palabra es infantil?

Adjetivo. Inocente, sin malicia.

¿Cuál es el origen del término infancia?

La palabra infancia viene del vocablo latino infans: ‘que no habla, incapaz de hablar’. Desde sus primeros usos designa una falta, imposibilidad o incapacidad. En griego clásico no hay un sustantivo abstracto equivalente.

¿Qué significa infancia y niñez?

Infancia y primera infancia Primera infancia : es la etapa de la vida que va desde el nacimiento hasta los 6 años. Infancia : es la etapa que se desarrolla entre los 6 a 12 años.

¿Cómo actúa una persona infantil?

10 Señales de inmadurez emocional – ¿Cuántas de las siguientes señales de inmadurez emocional incluye su lista?

Escaladas emocionales: Los niños pequeños suelen llorar, enojarse o ponerse petulantes y hacer pucheros. Los adultos rara vez lo hacen. Culpar : Cuando las cosas salen mal, los niños pequeños buscan culpar a alguien. Los adultos buscan resolver el problema. Mentiras : Cuando hay una situación incómoda, los niños pequeños tienden a para salvarse de los problemas. Los adultos lidian con la realidad, diciendo la verdad de manera confiable. Insultar : Los niños se insultan entre sí. Los adultos buscan entender los problemas. Los adultos no hacen ataques ad hominen, esto es, ataques a las características personales de la gente. En su lugar, atacan el problema. No le faltan al respeto a los demás con etiquetas groseras. Hay una excepción. A veces los adultos tienen que ser como bomberos enfrentándose a incendios forestales, tienen que atacar el fuego con fuego. Tal vez tengan que usar “fuego” para controlar a un niño enojado o a un adulto que se está sobrepasando para hacer que detenga su mal comportamiento. Impulsividad, o como dicen los terapeutas, “mal control de los impulsos” : Los niños atacan impulsivamente cuando se sienten heridos o enojados. Hablan sin cuidado o llevan a cabo acciones impulsivas sin detenerse a pensar en las posibles consecuencias. De manera similar, en lugar de escuchar los puntos de vista de los demás, los interrumpen impulsivamente. Los adultos hacen una pausa, se resisten al impulso de disparar acciones o palabras hirientes. Se tranquilizan. Y luego piensan en todo el problema, buscando más información y analizando sus opciones. De nuevo, algunas instancias de actuar por impulso pueden ser marcas de comportamiento maduro. Por ejemplo, los soldados y policías están entrenados para discriminar rápidamente entre situaciones inofensivas y peligrosas para responder tan rápido como sea necesario y proteger a víctimas potenciales. Necesidad de ser el centro de : ¿Alguien ha podido tener conversaciones adultas durante la comida con un niño de dos años en la mesa? Los intentos de tener una conversación con la gente en la mesa siempre dan como resultado en que el niño se agite para reclamar la atención. Atormentar : Un niño que es físicamente más grande que los demás niños de su edad puede llegar con otro niño que está jugando con un juguete que le gusta y simplemente arrebatárselo. El otro niño probablemente no diga nada para evitar que el los trate con mayor hostilidad. En muchos casos, es más seguro solo dejar que se lleve lo que quiere. Por otro lado, los adultos respetan los límites: lo tuyo es tuyo y lo mío es mío. Brotes de : Si los niños, o adultos, pueden obtener lo que quieren porque son más grandes, fuertes o ricos, están en riesgo de aprender que las reglas no aplican para ellos. Lo que quieren, lo toman. Esta tendencia narcisista al inicio puede verse como fortaleza. Pero en realidad refleja una seria debilidad: ser incapaz de ver más allá del ser. La gente psicológicamente fuerte escucha a los demás, esperando entender sus sentimientos, preocupaciones y preferencias. Los narcisistas solamente se escuchan a sí mismos y como resultado son emocionalmente frágiles. Operan como niños que quieren quedarse afuera jugando, incluso cuando ya es hora de comer y hacen un berrinche en lugar de hacerle caso a la explicación de sus padres de que toda la familia comerá ahora. En resumen, su mentalidad es “todo gira alrededor de mí mí”. A ojos de un narcisista, nadie más cuenta: si no salen las cosas a su manera, resultará en pucheros y agresiones para lograr tener lo que quieren. Defensas inmaduras: creó el término para las maneras en las que los individuos se protegen a sí mismos y/o obtienen lo que quieren. Los adultos usan mecanismos de defensa como escuchar las preocupaciones de los demás así como las propias. Luego participan en una resolución colaborativa de los problemas. Estas respuestas a las dificultades indican madurez psicológica. Los niños tienden a considerar que la mejor defensa es un buen ataque. Mientras que esa estrategia de defensa funciona en cosas como el fútbol, atacar a cualquiera que exprese un punto de vista distinto al que quieren, en la vida real es un mecanismo primitivo de defensa. Otra defensa primitiva es la negación: “¡No dije eso!” o “¡Nunca haría algo así!” cuando en realidad sí dijeron o hicieron la cosa que dicen que no hicieron. ¿No suena infantil? No tener ego observador, es decir, no tener la habilidad de ver, reconocer y aprender de sus errores: Cuando los adultos emocionalmente maduros “pierden la compostura” y expresan enojo de manera inapropiada, pronto, gracias a su “ego observador” se dan cuenta de que su explosión fue inapropiada. Es decir, pueden ver en retrospectiva que su comportamiento estuvo fuera de lugar con su sistema de valores. Los niños que no han interiorizado los lineamientos maduros de comportamiento respetuoso hacia los demás o que no han desarrollado la habilidad de observar su comportamientos para juzgar qué está bien y qué está fuera de lugar, perciben su ira como normal. Consideran que sus explosiones emocionales estuvieron bien y las justifican culpando a la otra persona. En otras palabras, “lo hice porque tú me provocaste.”

¿Qué opciones hay para quienes se comportan más como niños que como adultos? Es fácil amar a los niños que actúan como niños. Es más difícil amar a alguien que actúa como niño en el cuerpo de un adulto. Aún así, la mayoría de los adultos infantiles solo actúan así cuando se sienten amenazados.

  • Por lo tanto, si amamos a alguien que tiene aspectos infantiles, una estrategia es enfocarse principalmente en los aspectos más adultos y atractivos de la persona.
  • Si somos los infantiles, amemos nuestras fortalezas y pongamos atención a madurar en nuestros hábitos más infantiles.
  • Otra estrategia es dejar de sorprendernos cuando surgen los patrones infantiles.

Pensar, “no puedo creer que hiciera eso” significa que no hemos aceptado la realidad de los comportamientos infantiles. Aceptar que ocurren los comportamientos es el primer paso y el más vital hacia el cambio. Tercero, si somos receptores de comportamientos infantiles, tengamos cuidado de no querer cambiar a la otra persona.

You might be interested:  Que Significa Soñar Con Oscuridad

En su lugar, pensemos en lo que nosotros podríamos hacer distinto para que esos patrones ya no sean problemáticos para nosotros. Nuestro trabajo es seguir creciendo por nuestra cuenta, no cambiar a los demás. Finalmente, aprendamos las habilidades del funcionamiento adulto. Mucho de lo que hacen los “niños” adultos puede considerarse como falta de habilidades.

Si tendemos a ser infantiles, aprender habilidades adultas puede ayudarnos a mudarnos hacia el mundo de los adultos. Y si generalmente funcionamos como un adulto, cuanto más claro tengamos lo que constituye el comportamiento adulto, más probable será que permanezcamos como adultos, incluso al interactuar con alguien que actúa como niño.

¿Cómo se dice en inglés infantil?

Infant adj Nuestros maestros preescolares son expertos en educación infantil. Our preschool teachers are experts in infant education.

¿Cuál es el sinonimo de infantil?

1 aniñado, pueril, inmaduro.

¿Qué es lo contrario de ser infantil?

Antónimos: adulto, viejo.

¿Qué es un niño según la RAE?

Adj. Que tiene pocos años.U.t.c.s.

¿Cuando se termina la infancia?

Primera Infancia (0-5 años) Infancia (6 – 11 años ) Adolescencia (12 – 18 años) Juventud (14 – 26 años)

¿Cómo se concibe a la infancia?

Concepciones de Infancia Para el estudio de la disciplina, es necesario considerar las diversas concepciones de infancia que se han dado a través de la historia y cómo es la representación de una construcción social propia del paradigma de la modernidad que se ha vuelto esencial para las sociedades.

La infancia, como categoría, se caracteriza por ser histórica y social, construida junto y desde los grupos humanos, pero, además, determinada por quienes abordan su estudio desde sus diversas formas de comprensión de la realidad dentro de un proyecto de sociedad que se enmarca en una época particular.

Comprender las diferentes concepciones de infancia que se han dado a través de la historia, permite entender las percepciones que de la misma han existido. En estos contextos, la genealogía del campo infantil, sus reglas de constitución y sus transformaciones, permiten captar mejor sus significaciones actuales.

  1. Desde una mirada de la antropología se alude a la concepción de infancia desde la diversidad que según (Colangelo, 2003), puede ser entendida desde tres aristas: variabilidad cultural, desigualdad social y género.
  2. La primera hace referencia a los factores sociales y culturales que determinan la constitución de una idea particular de infancia, definiendo prácticas de socialización, identificando la forma como el sujeto se inserta en el sistema social y productivo y estableciendo criterios de clasificación de los sujetos, como el de los grupos etarios, entre otros.

La segunda está pensada en relación con los diversos modos de ser niño teniendo en cuenta la existencia de clases sociales, lo que implica la idea de desigualdad social. La pobreza aparece aquí como un fenómeno social que necesariamente incide en la construcción de unas formas determinadas de pensar la infancia y a partir de allí en las prácticas de socialización que configuran la subjetividad infantil.

Es la articulación de estas dos dimensiones -diversidad y desigualdad- la que hace posible analizar los problemas sociales de la infancia en toda su complejidad y se revela especialmente indispensable a la hora de abordar la infancia y la familia de sectores populares, como lo plantea Fonseca (1995) en que es necesario dar cuenta de sus condiciones materiales de existencia, pero sin dejar de examinar los factores sociales y culturales a través de los cuales la pobreza es mediada.

(Colangelo, 2003:3) Convoca la autora al reconocimeinto de saberes y prácticas propias de las dinámicas culturales que no necesariamente se afilian al discurso de la ciencia o de las disciplinas. La tercer se relaciona con la diversidad desde la perspectiva de género, señalando que no es posible deconocer las diferencias de ser niño o niña en la sociedad contemporánea.

Es asi, que la infancia es una categoría socialmente construida cuyas identidades “no pueden ser pensadas en términos de alguna esencia inmutable o cristalizada, sino como construcciones relacionales, contrastantes (es porque nos diferenciamos de “los otros” que nos reconocemos como “nosotros”), situadas en la historia y, por lo tanto, en constante transformación” (Colangelo, 2003:4).

Como plantea esta autora: Todo esto hace de la construcción de la infancia un proceso que no es unívoco, sino dinámico y conflictivo. Las divisiones entre edades o etapas de la vida no sólo son arbitrarias, sino también objeto de disputas y manipulaciones.

Esto quiere decir que la forma en que se defina y caracterice la infancia es un fenómeno eminentemente político en el sentido que tiene que ver con la distribución de poder entre distintos grupos de la sociedad, dado que las clasificaciones por edad son también una forma de imponer límites, de producir un orden en el cual cada uno debe ocupar su lugar.

(2003:4). El problema es que una vez instituida como categoría, “la infnacia tiende a homogenizar y enmascarar una gran variedad de experiencias de vida por las que atraviesan los niños y las niña, experiencias que justamente tienen que ver con la diversidad cultural y social.

  • Aunado a los estudios de la antropología, se considera importante retomar los planteamientos de Victoria Alzate Piedrahita en torno a concepciones y perspectivas de infancia, en donde la autora resalta la pedagógica, la psicosocial, la infancia como sujeto de derecho y la infancia como sujeto de políticas.
  • Desde la concepción pedagógica, el niño es visto como alumno, como escolar, determinado por su relación con la escuela y la pedagogía. Según Escolano (citado por Alzate, 2003), la concepción de infancia en la sociedad contemporánea está formada por tres corrientes que refuerzan las ideas dominantes de la infancia moderna: los criterios de preservación, protección y escolarización:
  • a) La revolución sentimental derivada del naturalismo pedagógico, que introducirá en la historia de la educación los mitos del libertarismo y de la permisividad, y que va a postular el aislamiento del niño de los contactos precoces con la vida social.
  • b) Los movimientos a favor de la escolarización total de la infancia, que se vinculan a la organización de los grandes sistemas nacionales de educación y que crean las estructuras efectivas para la reclusión institucional de los niños.
  • c) El desarrollo positivo de las ciencias humanas, principalmente de la psicología y la pedagogía, iniciado a finales del siglo pasado XIX y continuado ininterrumpidamente a lo largo del siglo XX, que proporcionará las bases necesarias para la dirección científica de la conducta infantil y, consiguientemente, para la organización metódica de la escuela” (p.109)

La concepción psicosocial valora la infancia como una etapa de la vida humana reservada al desarrollo y a la preparación para el ingreso a la comunidad de los adultos. En este sentido, “la infancia, para la pedagogía moderna y contemporánea, constituye una etapa de la evolución psicobiológica que posee una significación propia y que no debe ser acortada.

  1. En ella, el niño que no es una miniatura del adulto, juega, experimenta y se adapta funcionalmente al medio físico y social con el que interactúa, preparándose para su futura cristalización”(Ibíd., p.109).
  2. Desde esta perspectiva de la infancia, se plantea la necesidad de proteger esta etapa y ofrecer al niño las condiciones para su desenvolvimiento.
You might be interested:  Que Significa Soñar Con Aguacates

La concepción de la infancia como sujeto de derechos está marcada por el reconocimiento de los derechos del niño. En este sentido, las políticas y los derechos de la infancia, como lo plantea Casas (1998), “configuran en sí mismas, en última instancia, formas de interacción entre la infancia y los adultos como grupos o categorías sociales”.

En América Latina, las concepciones de la infancia como sujeto de derechos remiten a la idea de “situación irregular” que “confunde la protección de una categoría de sujetos débiles con la legitimación de formas irrestrictas de intervención coactiva sobre los mismos” (Alzate, 2003 p.185) Según Casas (1998), la concepción de infancia como sujeto de política social se relaciona con el hecho de que en la región existen dos tipos de infancia: “aquella con sus necesidades básicas satisfechas y aquella con sus necesidades básicas total o parcialmente insatisfechas”.

Para los primeros, las viejas legislaciones basadas en la doctrina de la situación irregular resulta inoperante en tanto no los considera. Sus eventuales conflictos de naturaleza civil se resuelven por canales jurídicos diversos a los previstos por las leyes de los menores: los códigos civiles y familiares.

Para los segundos, la infancia con necesidades insatisfechas, las leyes intentan regular de forma concreta su existencia, legitimando la disposición del Estado sobre su destino. La Convención Internacional sobre Derechos del Niño, adoptada por las Naciones Unidas en 1989, en la que se acepta que los niños(as) tienen derechos como todos los seres humanos puede interpretarse como un esfuerzo especial para que se asuma que están incluidos entre los portadores de derechos.

Se puede afirmar que esta dinámica jurídica y de política social sobre la infancia apunta hacia un cambio de los sistemas de relaciones entre adultos y niños, a todos los niveles sociales, tanto a nivel macrosocial como de la vida intrafamiliar. La tendencia, “obviamente, se orienta hacia un mayor reconocimiento del niño y la niña como personas y como ciudadanos o ciudadana, hacia la superación de antiguos esquemas de dominación, autoritarismo, machismo y paternalismo, y hacia un mayor reconocimiento y participación social de la infancia como grupo de población” ( p.222).

Finalmente y retomando los planteamientos de Colangelo es indispensable, promover la desnaturalización y problematización de las concepciones hegemónicas sobre la infancia, aquellas que sitúan al sujeto niño en determinismos jurídicos, disciplinares o políticos, para abrir la discusión sobre la infancia hacía discursos emergentes que ponen en tensión los lugares comunes que circulan en la formación de maestros.

Por ello, desde la idea de la infancia como categoría multidimensional y diversa es necesario trabajar en torno a planteamientos tales como la “nueva infancia” o “las infancias” pues en estas se recogen las complejidades de la configuración de la subjetividad infantil en el contexto de la sociedad contemporánea.

PROCESO HISTÓRICO DE LA INFANCIA
EL MUNDO CLÁSICO Grecia En Atenas se instauraron las primeras escuelas para los hijos de los ciudadanos libres, en donde podían aprender todas las ciencias y artes de la época. En Esparta se preparaba a los niños desde pequeños para la guerra, sacrificándose los débiles y deformes.
Roma Aparece la Patria Potestad que establece una serie de derechos y deberes con los hijos, lo que evolucionará a una mayor responsabilidad, en la crianza y educación de los niños en cada familia.
LA EDAD MEDIA Principios de la edad media Los niños y niñas se consideraban propiedad del padre, objetos de negocio, intercambio o venta. La infancia era corta, hacia los 7 años empezaban a trabajar y a realizar vida de adultos. Las condiciones de vida eran duras, pues el hambre, el clima y las epidemias, impedían que llegaran a la vida adulta.
Mediados de la edad Media Se organiza el periodo de “aprendiz” en los oficios. Se inician con algunas escuelas para hijos de nobles y burgueses, aparte de las establecidas por los clérigos.
LA EDAD MODERNA S. XVI y XVII Con las ideas renacentistas aparecen las primeras escuelas organizadas, a las que asisten las clases más acomodadas.
S. XVIII A partir del cambio que se dio en el periodo de la ilustración y la revolución francesa, crece la preocupación por la infancia, en paralelo, con la mayor consideración que van obteniendo ya todos los ciudadanos, como sujetos con derechos y libertades.
LA ÉPOCA CONTEMPORÁNEA S. XIX La revolución industrial, supone para la infancia, un periodo de explotación en el ámbito laboral. En la segunda mitad del siglo, muchos países se preocupan por establecer leyes de protección a la infancia. A finales del siglo, las niñas se incorporan a la educación, pero de forma diferente a los niños.
S. XX La sociedad internacional establece una primera declaración (Declaración de Ginerbra) para proteger a la infancia. En 1959 las Naciones Unidas Proclaman la Declaración de los derechos del niño, que 30 años después se convierte en una convención. Las niñas, al menos en las declaraciones internacionales y las leyes de los distintos países ya son iguales que los varones en sus derechos.

¿Cómo se dice en inglés infantil?

Infant adj Nuestros maestros preescolares son expertos en educación infantil. Our preschool teachers are experts in infant education.

¿Qué es el maltrato infantil?

Datos y cifras –

Casi 3 de cada 4 niños de entre 2 y 4 años (unos 300 millones) sufren con regularidad castigos corporales o violencia psicológica de la mano de padres o cuidadores. Una de cada 5 mujeres y uno de cada 13 hombres declaran haber sufrido abusos sexuales cuando tenían entre 0 y 17 años. 120 millones de niñas y mujeres jóvenes, de menos de 20 años, han sufrido alguna forma de relación sexual forzada. El maltrato infantil engendra, entre otras cosas, problemas de salud física y mental que duran de por vida, sin olvidar que sus consecuencias sociales y laborales pueden, a la larga, ralentizar el desarrollo económico y social de un país. Con frecuencia el maltrato infantil queda oculto. Solo una parte de los niños que son víctima de malos tratos recibe en algún momento el apoyo de profesionales de la salud. Un niño que haya sufrido abusos tiene mayor probabilidad de abusar de otros cuando llega a la edad adulta, de tal modo que la violencia se transmite de una generación a otra. Por ello es crucial interrumpir este ciclo de violencia y, al hacerlo, generar efectos positivos que abarcan varias generaciones. Es posible prevenir el maltrato infantil antes de que dé comienzo, para lo cual hay que abordarlo desde planteamientos multisectoriales. Una prevención eficaz pasa, entre otras fórmulas, por apoyar a los padres y formarlos en la crianza de los hijos y por reforzar las leyes que proscriben los castigos violentos. El hecho de prestar una atención continua a los niños y las familias puede reducir el riesgo de que los malos tratos se repitan y paliar en lo posible sus consecuencias.

El maltrato infantil, que se define como cualquier forma de abuso o desatención que afecte a un menor de 18 años, abarca todo tipo de maltrato físico o afectivo, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otra índole que vaya o pueda ir en perjuicio de la salud, el desarrollo o la dignidad del menor o poner en peligro su supervivencia en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder.