Que Significa La Leche Fortificada
Alimento al que se le añade nutrientes extras o que se le añade nutrientes que normalmente no tienen. Por ejemplo, la leche a la que se le añade vitamina D y la sal a la que se le añade yodo.

¿Qué es mejor la leche fortificada o sin fortificar?

Las leches fortificadas son importantes para reducir la malnutrición causada por carencias nutricionales, donde la disponibilidad no es muy accesible en cuanto a los alimentos y por lo tanto la dieta no proporciona los niveles adecuados de estos nutrientes, como la Vitamina A y D, hierro y calcio.

¿Cómo fortificar la leche?

AUTORES

María Navarro Torres. Enfermera Especialista en Pediatría. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Alicia Ballarín Ferrer. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Rebeca Navarro Calvo. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Irene Jiménez Ramos. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. María Dácil Lorenzo Ramírez. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Ylenia Caballero Casanova. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.

RESUMEN La leche materna (LM) es el mejor alimento para los recién nacidos (RN) a término y prematuros, sin embargo, esta no siempre es suficiente para cubrir todos los requerimientos y necesidades nutricionales de los niños que nacen antes de tiempo. Por ello la LM y la leche de banco donada (LBD) deben ser fortificadas en caso de RN < 1.500 gr o de 32 semanas. En este trabajo se realiza una revisión bibliográfica para conocer los beneficios del uso de fortificantes en la LM de RN prematuros y su forma de administración en esta población. PALABRAS CLAVE Leche humana, lactancia materna, recién nacido prematuro, enfermería pediátrica. ABSTRACT Breast milk is the best food for term and premature newborns; however it is not always enough to cover all the nutritional requirements and needs of children that are born prematurely. For this reason, the breast milk and donated bank milk must be fortified in case of NB KEY WORDS Milk Human, Breast Feeding, Premature, pediatric nursing. INTRODUCCIÓN El RN prematuro nace en un periodo crítico para su crecimiento y desarrollo del sistema nervioso.1,2 El nacimiento de un neonato antes de tiempo da origen al cese repentino de la provisión de nutrientes a través de la placenta.3 La nutrición de los niños de muy bajo peso tiene como objetivo promover un crecimiento similar al que ocurre intraútero, pero en la práctica lograrlo es difícil debido a las dificultades que plantea el sistema metabólico y digestivo aún inmaduros y a las patologías intercurrentes que presentan. El resultado es que en muchos casos hay un retraso en el crecimiento extrauterino y una nutrición subóptima que puede tener consecuencias en el crecimiento y desarrollo neurológico a largo plazo, así como favorecer la aparición de patologías en el futuro.1,2 El manejo apropiado de la nutrición temprana es esencial, siendo distinto el manejo y sus necesidad nutricionales en base al grado de prematuridad.3,4 Por ello, la provisión de nutrientes es un desafío debido a las complicaciones que conlleva nacer antes de tiempo como la inmadurez del sistema digestivo, la inestabilidad hemodinámica y las infecciones intercurrentes.5 Por todo ello la optimización de la atención nutricional se ha convertido en una prioridad en neonatología.6 La alimentación debe iniciarse precozmente en el prematuro de bajo peso en forma de nutrición enteral trófica con LM (calostro) siempre que el RN este estable.1,2,7,8 La alimentación con la leche de la propia madre y, en su ausencia con LBD, aporta múltiples beneficios a los neonatos pretérmino en comparación con el uso de fórmulas artificiales siendo la primera alternativa para estos niños.3,6,8 Sus beneficios son nutricionales, inmunológicos, del desarrollo, psicológicos, sociales y económicos. Se ha visto que influye muy positivamente a corto plazo reduciendo la enterocolitis necrotizante (ECN), la displasia broncopulmonar y la retinopatía del prematuro. También existen efectos beneficiosos a largo plazo únicos de la LM en el desarrollo cognitivo.4-6,9 OBJETIVO Describir la importancia de fortificar la LM en los RN hospitalizados así como la manera de hacerlo. METODOLOGÍA Se ha llevado a cabo una revisión bibliográfica de la evidencia disponible sobre el uso de fortificantes en la LM en los RN prematuros ingresados en las unidades neonatales. Las bases de datos consultadas han sido PubMed y Dialnet; usando como palabras clave "lactancia materna", "fortificación" y "prematuros" y sus múltiples asociaciones, tanto en inglés como en español. Además, se ha revisado el Protocolo de seguimiento para el recién nacido menor de 1500 gramos o menor de 32 semanas de gestación Sociedad Española de Neonatología (SENeo) y las revisiones sistemáticas de Cochrane. RESULTADOS Si bien la LM se considera óptima para los RN prematuros, su contenido en proteínas es variable y puede no cumplir todos los requerimientos energéticos y de sodio, calcio y fósforo suficientes para esta población, lo que puede dar origen a un crecimiento más limitado y a deficiencias nutricionales.3-5,10 Sin embargo, tiene propiedades únicas para promover la maduración gastrointestinal y sus beneficios inmunológicos no pueden ser aportados por las leches de fórmula diseñadas para estos lactantes de riesgo.3 Por lo tanto, para satisfacer sus necesidades de proteínas y promover una salud óptima, así como el desarrollo a largo plazo, a la LM extraída para los RN prematuros se le añade un fortificante.6,9,10-12 La fortificación en la LM y LBD se ha convertido en un cuidado estándar en lo que respecta a la atención nutricional de los bebés prematuros en la mayoría de las unidades de cuidados intensivos neonatales.4 Los primero fortificantes de LM se introdujeron en la década de 1980.6 La mayoría de los fortificantes comerciales disponibles contienen cantidades variables de proteínas, carbohidratos, calcio, fosfato, otros minerales, oligoelementos (zinc, manganeso, magnesio, cobre), vitaminas y electrolitos.6,13 El objetivo principal es apoyar el crecimiento posnatal a una velocidad que sea al menos similar al crecimiento fetal y con una composición corporal adecuada en los RN prematuros.5 La Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (SEGNP), la Academia Americana de Pediatría (AAP) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan la leche humana como alimento de preferencia para todos los lactantes incluyendo a los neonatos pretérmino, fortificándola para cubrir sus requerimientos nutricionales.3,9 También respalda la fortificación de LM el Protocolo de seguimiento para el RN menor de 1500 gramos de la SENeo,13 Se ha visto que la utilización de fortificadores no altera la absorción ni las propiedades inmunológicas de la LM.7 Un metaanálisis de Cochrane demuestra una mejoría en el crecimiento pondoestatural y el perímetro craneal a corto plazo. Sin embargo no muestra mejoría en el contenido mineral del hueso, ni es concluyente respecto a los beneficios a largo plazo. Tampoco parece aumentar la incidencia de efectos adversos graves.14 Otra revisión sistemática del grupo Cochrane sobre el uso de fortificantes en la LM en RN prematuros concluyó que estos aumentaron de peso y crecieron más rápido en comparación con los que no recibieron leche fortificada durante su estancia en el hospital. Sin embargo, no encontró evidencia suficiente para demostrar si la fortificación tiene efecto en el crecimiento o del desarrollo neurológico de estos niños a largo plazo.11 Respecto a cuándo iniciarlo, los primeros días el contenido de proteína es más alto en el calostro por lo que no necesita ser fortificada. A medida que continúa la lactancia, el contenido de proteínas disminuye respecto a los requerimientos del RN.5 Sin embargo, existe incertidumbre acerca del momento óptimo en el que se debe añadir el fortificante para promover el crecimiento de los RN prematuros.15 Sobre esto, un estudio en el que se llevó a cabo una encuesta sobre las principales prácticas en la alimentación con LM en RN de menos de 1500 gramos en hospitales españoles informó que el 96% fortificar la leche a partir de una determinada cantidad.9 Un estudio expone que la añaden cuando se alcanza un volumen de 100-120 ml/kg/día y la retiran habitualmente al alcanzar la LM exclusiva al pecho si la curva de crecimiento es buena.2,15 Otra revisión recomienda que la fortificación puede iniciarse de forma segura cuando el volumen de leche alcanza los 50–80 ml/kg/día.6 Otro enfoque consiste en comenzar lo antes, en algunos casos tan pronto como se administre la primera alimentación enteral. La fortificación temprana podría aumentar la ingesta de nutrientes y las tasas de crecimiento, pero podría aumentar el riesgo de intolerancia alimentaria y de ECN. Una revisión de Cochrane no encontró evidencia suficiente para apoyar o refutar la fortificación temprana en los RN prematuros.15 Sobre el momento de retirar el fortificante un estudio transversal mediante la realización de un cuestionario en el que solicitó información sobre las pautas de alimentación del RN de muy bajo peso objetivo que el 24% lo suspenden al alcanzar un determinado peso, el 7% a una determinada edad, el 55% cuando lactan al pecho, el 10% al alta hospitalaria, y el 3% lo siguen manteniendo al alta.2 La fortificación estándar es la estrategia más utilizada y consiste en agregar una dosis fija de fortificante a la leche durante todo el período de fortificación. Los estudios sugieren que hacerlo de este modo puede no alcanzar la ingesta recomendada en aproximadamente el 25%-40% de los lactantes prematuros.5,8 Este tipo de fortificación no tiene en cuenta la variabilidad del contenido de los macronutrientes de la LM ni la variabilidad de las necesidades de los lactantes.6 Otra opción es la fortificación individualizada basada en el análisis de LM.6,8 Al respecto una revisión sistemática expuso que la fortificación individualizada en los lactantes de muy bajo peso al nacer aumenta la velocidad de crecimiento del peso, la talla y el perímetro cefálico, en comparación con el enriquecimiento estándar.16 Un estudio llevado a cabo en unidades de neonatología objetivo que un 60% de las unidades fortifica de manera estándar y casi un 40% practica la fortificación ajustada basada en los parámetros analíticos del niño. Solo 3 centros llevaban a cabo una fortificación individualizada basada en la composición de la LM.9 Sobre su uso al alta una revisión de Cochrane identificó dos ensayos que incluyeron 246 lactantes los cuales no proporcionaron evidencia de que la fortificación de LM durante tres o cuatro meses después del alta hospitalaria afectará el crecimiento durante la infancia. Otro estudio tampoco encontró efectos estadísticamente significativos sobre los resultados del desarrollo neurológico a largo plazo.17 Una guía de práctica clínica afirma que la fortificación tras el alta no mejora el crecimiento a largo plazo por lo que no se puede establecer una recomendación sistemática.14 El estudio que llevó a cabo la encuesta a nivel nacional refirió que en los niños que son dados de alta recibiendo LM exclusiva, la mayor parte de centros no recomiendan mantener la fortificación y la reservan solo para los casos en los que no se obtiene una ganancia ponderal adecuada.2 Además, tras el alta el uso de fortificantes podría ser complicado, aunque los requisitos nutricionales siguen siendo altos, es de esperar que el desarrollo de habilidades en la alimentación de los bebés prematuros y su capacidad para succionar el pecho mejoren, y la fortificación podría interrumpir la rutina de la lactancia materna.4 Por ello un estudio recomienda que una vez que la succión al pecho sea claramente eficaz y tras comprobar un crecimiento adecuado se dejaría la LM para no entorpecer el proceso de la lactancia.14 El protocolo de seguimiento para el RN menor de 1500 g o de 32 semanas de gestación de la SENeo en el caso de niños que están lactando directamente del pecho recomienda diluir cuatro o cinco gramos del fortificante (dependiendo del fabricante) en 30-50 ml de leche materna extraída y administrarlo al niño antes de la toma dos o tres veces al día.13 CONCLUSIONES La LM es el mejor alimento para los RN prematuros, a pesar de que a veces puede no cubrir todos los requerimientos y necesidades nutricionales tiene beneficios inmunológicos que no puede aportar ninguna leche de fórmula. Por ello la LM y la LBD debe ser fortificada en caso de RN < 1.500 gr o de 32 semanas de gestación como apoyan múltiples sociedades y organizaciones. Se ha visto que esta intervención mejora el crecimiento a corto plazo sin demostrarse efectos adversos, aunque no está claro si tiene beneficios a largo plazo. No hay un consenso único en cuanto al momento de iniciar la fortificación y cuál es la mejor forma de hacerlo, si que la mayoría de documentos revisados no recomienda continuar con el alta hospitalaria. BIBLIOGRAFÍA

Sánchez T, Espinosa MG, Moreno MC, Fernández V, Vallejo J, Tapia E, et al. Nueva guía de práctica clínica sobre nutrición enteral del recién nacido de muy bajo peso al nacimiento; primera parte. Nutr Hosp.2014;30(2):321-8. Moreno MC, Fernández V, Sánchez T, Espinosa MG, Salguero E, Red SEN-1500. Variabilidad en las prácticas sobre alimentación enteral del prematuro entre hospitales españoles de la red SEN-1500. An Pediatr.2017;87(5):245-52. Bhatia J. Leche humana y el neonato prematuro. Ann Nutr Metab.2013;62:8.14. Crippa BL, Morniroli D, Baldassarre ME, Consales A, Vizzari G, Colombo L, et al. Preterm’s Nutrition from Hospital to Solid Foods: Are We Still Navigating by Sight? Nutrients.2020;12(12):3646. Radmacher PF, Adamkin DH. Fortification of human milk for preterm infants. Seminars in Fetal & Neonatal Medicine.2016. Arslanoglu S, Boquien CY, King C, Lamireau D, Tonetto P, Barnett D, et al. Fortification of Human Milk for Preterm Infants: Update and Recommendations of the European Milk Bank Association (EMBA) Working Group on Human Milk Fortification. Front. Pediatr.2019;7. Torres G, Argés L, Alberto M, Figueroa R. Leche humana y nutrición en el prematuro pequeño. Nutr Hosp.2004;XIX(4):236-42. Mena P, Milad M, Vernal P, Escalante MJ. Nutrición intrahospitalaria del prematuro. Recomendaciones de la Rama de Neonatología de la Sociedad Chilena de Pediatría. Rev Chil Pediatr.2016;87(4):305-21. Alonso C, Utrera I, Romero C, Flores B, López M, Lora D, et al. Prácticas de alimentación con leche materna en recién nacidos menores de 1.500 g o de menos de 32 semanas. An Pediatr.2016;85(1):26-33. Amissah EA, Brown J, Harding JE. Protein supplementation of human milk for promoting growth in preterm infants. Cochrane Database of Systematic Reviews 2020, Issue 9. Art. No.: CD000433. Brown JV, Lin L, Embleton ND, Harding JE, McGuire W. Multi-nutrient fortification of human milk for preterm infants. Cochrane Database of Systematic Reviews 2020, Issue 6. Art. No.: CD000343. Rochow N, Fusch G, Choi A, Chessell L, Elliott L, McDonald K, et al. Target fortification of breast milk with fat, protein, and carbohydrates for preterm infants. J Pediatr.2013;163(4):1001-7. Grupo de Seguimiento de la Sociedad Española de Neonatología. Protocolo de seguimiento para el recién nacido menor de 1500 g o menor de 32 semanas de gestación. Madrid: Sociedad Española de Neonatología; 2017. Disponible en: www.se-neonatal.es Sánchez T, Espinosa MG, Moreno MC, Fernández V, Vallejo J, Tapia E, et al. Nueva guía de práctica clínica sobre nutrición enteral del recién nacido de muy bajo peso al nacimiento; segunda parte. Nutr Hosp.2014;30(2):329-37. Thanigainathan S, Abiramalatha T. Early fortification of human milk versus late fortification to promote growth in preterm infants. Cochrane Database of Systematic Reviews 2020, Issue 7. Art. No.: CD013392. Fabrizio V, Trzaski JM, Brownell EA, Esposito P, Lainwala S, Lussier MM, Hagadorn JI. Individualized versus standard diet fortification for growth and development in preterm infants receiving human milk. Cochrane Database of Systematic Reviews 2020, Issue 11. Art. No.: CD013465. Young L, Embleton ND, McCormick FM, McGuire W. Multinutrient fortification of human breast milk for preterm infants following hospital discharge. Cochrane Database Syst Rev.2013 Feb 28;(2):CD004866.

You might be interested:  Que Significa Dolor En El Brazo Izquierdo

¿Cuál es la mejor leche con vitamina D?

La leche de cabra Es la más rica en vitaminas A y D y destaca un poco sobre la de oveja en tiamina o vitamina B1.

¿Cuál es la leche Purita fortificada?

Leche Purita Fortificada en la alimentación infantil – Rama de Nutrición 1 INTRODUCCIÓN Los principales problemas nutricionales que persisten en la población infantil son la anemia ferropriva del lactante, carencia de zinc, talla baja y obesidad. Recientemente el Ministerio de Salud reemplazó la Leche Purita ® del Programa Nacional de Alimentación Complementaria por una leche fortificada con hierro, zinc, cobre y vitamina C.

Con esta modificación se espera contribuir en forma significativa a la prevención y control de estas carencias en los menores de 2 años. La Leche Purita Fortificada ® es un producto elaborado con leche entera (26% materia grasa) que contiene 10 mg de hierro, 5 mg de zinc, 0,5 mg de cobre y 70 mg de vitamina C por cada 100 g de mezcla final.

Este producto está destinado a la alimentación de niños menores de 18 meses y de mujeres embarazadas. Un estudio piloto demostró que el producto tiene una buena aceptabilidad y que logra un impacto positivo en el estado nutricional del hierro y zinc. La introducción de la Leche Purita Fortificada ha sido bien valorada por el equipo de salud, dado que representa la materialización de una medida largamente postergada.

  1. Sin embargo ha generado dudas en los profesionales de atención primaria en cuanto a su forma de preparación y sobre la necesidad de utilizar suplementos de sulfato ferroso.
  2. Por esta razón la Rama de Nutrición de la Sociedad Chilena de Pediatría considera de interés dar a conocer su opinión en relación a la utilización de este producto en el menor de 18 meses.

El equipo de salud en algún momento debe enfrentarse al dilema de complementar o reemplazar la lactancia materna. Cuando esta situación ocurre en un niño pequeño, la decisión es más trascendente, considerando los riesgos que implica una alimentación artificial en un período de alta vulnerabilidad nutricional.

  1. Es fundamental destacar que antes de iniciar una lactancia artificial deben agotarse todas las estrategias para estimular la lactancia materna exclusiva y estar seguro que el complemento es realmente necesario.
  2. En la madre que trabaja, causa frecuente de interrupción de la lactancia exclusiva, debe tenerse presente la posibilidad de extraer la leche materna, para ser utilizada en aquellos períodos en que la madre no está en contacto directo con el niño.

Incrementar el porcentaje de madres que logra una lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad debe ser un objetivo prioritario, tanto en los sistemas públicos como privados de salud. La actual propuesta complementa las recomendaciones de la Rama de Nutrición sobre la alimentación del menor de 2 años publicadas en 1997.

  • Considerando las diferentes necesidades nutricionales durante la lactancia, el análisis se hará por rango de edad.0 a 5 meses La primera opción a esta edad debe ser la lactancia materna.
  • En caso de que sea realmente necesario un suplemento se pueden utilizar fórmulas de inicio, que han sido adaptadas a las necesidades nutricionales de esta etapa de la vida o Leche Purita Fortificada.

No es recomendable a esta edad usar leche entera, no modificada. Lo lógico en el sistema público de salud es utilizar la Leche Purita Fortificada. Cuando las condiciones económicas de la familia lo permitan debe considerarse la utilización de fórmulas comerciales que aportan otros nutrientes (vitamina D, E, ácidos grasos esenciales, etc.) y que requieren menos manipulación para su preparación.

  • Para establecer la adecuación de una fórmula láctea se usa como patrón de referencia las normas técnicas de las fórmulas de inicio, definidas por diferentes organismos internacionales.
  • Las normas habitualmente establecen valores mínimos y máximos para cada nutriente, que se expresan como densidad de nutrientes: cantidad del nutriente por cada 100 kcal ( tabla 1 ).

Existen diferencias entre ellas, especialmente porque el Codex Alimentarius y la FDA no establecen valores máximos para algunos nutrientes. En Chile, el Reglamento Sanitario de los Alimentos de 1998 incluye también especificaciones para las fórmulas de inicio, que se basan en las recomendaciones de la Comunidad Europea.

Normas específicas sobre el contenido de energía y nutrientes en las leches artificiales para lactantes menores (fórmulas de inicio) según diversas instituciones

¿Qué quiere decir la palabra fortificado?

Alimento al que se le añade nutrientes extras o que se le añade nutrientes que normalmente no tienen.

¿Cuál es la cantidad de leche que se recomienda tomar al día?

El mínimo, para niños de uno a seis años y hombres de más de 65 años; entre dos y tres para escolares y adultos en general; tres o cuatro para adolescentes y cuatro para embarazadas y lactantes.

¿Cuáles son los cereales fortificados?

Nuestros cereales fortificados: ¡lo importante son las defensas! – “Fortificación” se define como “un muro defensivo u otro refuerzo construido para fortalecer un lugar contra un ataque”. Pero, ¿qué tiene que ver con los cereales? Cuando los cereales están “fortificados”, significa que contienen vitaminas y minerales para ayudar a que nuestro cuerpo funcione bien.

¿Qué tomar para que no me caiga mal la leche?

Productos de lactasa – Los productos de lactasa son tabletas o gotas que contienen lactasa, que es la enzima que descompone la lactosa. Las personas pueden tomar tabletas de lactasa antes de comer o beber productos lácteos. También pueden agregar gotas de lactasa a la leche antes de tomarla. Los productos de lactasa son tabletas o gotas que contienen lactasa.

¿Cuál es la mejor leche para un bebé de un año?

Es posible que haya escuchado que no se debe dar leche de vaca a bebés de menos de 1 año de edad. Esto se debe a que la leche de vaca no ofrece una cantidad suficiente de ciertos nutrientes. Además, a su bebé le cuesta trabajo digerir las proteínas y la grasa de la leche de vaca.

No obstante, es seguro darles leche de vaca a niños mayores de 1 año de edad. Un niño de 1 o 2 años de edad debe tomar únicamente leche entera. Esto se debe a que el cerebro en desarrollo de su hijo necesita la grasa de la leche entera. Después de los 2 años de edad, los niños pueden tomar leche baja en grasa o incluso leche descremada si tienen sobrepeso.

Algunos niños tienen problemas por tomar leche de vaca. Por ejemplo, una alergia a la leche puede causar:

Dolor abdominal o cólicosNáuseas y vómitosDiarrea

Una alergia grave puede causar sangrado en los intestinos que puede llevar a que se presente anemia. Sin embargo, solo alrededor del 1% al 3% de los niños menores de 1 año de edad tienen alergia a la leche. Esta afección es aun menos común en los niños mayores de 1 a 3 años.

  • La intolerancia a la lactosa se presenta cuando el intestino delgado no produce suficiente enzima lactasa.
  • Un niño intolerante a la lactosa no puede digerir la lactosa.
  • Esta es un tipo de azúcar que se encuentra en la leche y en otros productos lácteos.
  • Este trastorno puede causar distensión abdominal y diarrea.

Si su hijo tiene uno de estos problemas, su proveedor de atención médica puede recomendar leche de soya. Pero muchos niños que son alérgicos a la leche también son alérgicos a la soya. Los niños generalmente superan las alergias o las intolerancias para el momento que alcanzan su primer año de edad.

Dos a 3 años de edad: 2 tazas (480 ml)Cuatro a 8 años de edad: 2½ tazas (600 ml)Nueve a 18 años de edad: 3 tazas (720 ml)

Una taza de lácteos equivale a:

Una taza (240 ml) de lecheOcho onzas (240 ml) de yogurDos onzas (56 gr) de queso americano procesadoUna taza (240 ml) de budín preparado con leche

Leche y los niños; Alergia a la leche de vaca – niños; Intolerancia a la lactosa – niños Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M.

¿Qué tiene más calcio la leche o el queso?

La leche líquida contiene una media de 124 mg/100 g, los quesos contienen más de 1 g de calcio por 100 g de alimento y la mantequilla es el alimento derivado de la leche que presenta un contenido menor de calcio (15 mg/100 g) 32.

¿Cuál es la leche que contiene más hierro?

19. Chocolate negro – El chocolate negro contiene significativamente más nutrientes que su contraparte de chocolate con leche. No solo ofrece 3,3 mg de hierro por onza (28 gramos), que cubre alrededor del 18% de la IDR, sino que también contiene una buena cantidad de fibra, magnesio, cobre y manganeso.

¿Cuál es la mejor leche que reemplaza la leche materna?

¿No produces leche materna suficiente? En general la hipogalactia no puede hacerse reversible con facilidad. Por eso vale la pena tener en cuenta algunas alternativas de nutrición para tu bebé, cuando no se cuenta con la leche materna necesaria, con el fin de elaborar un plan de lactancia mixta o recurrir a la leche que reemplaza la leche materna.

En otros casos, puede suceder que no produzcas ni una gota de leche o que tu bebé sea adoptado. ¡No pasa nada! Existen otras posibilidades para alimentar a tu pequeño pequeño a través de los sustitutos de leche para bebés, pero no olvides siempre crear el clima de intimidad y contacto a la hora de darle de comer, tal como se vive cuando le das de tu propia leche.

Estas son algunos sustitutos de leche para bebés

Puedes recurrir a leche materna donada.La segunda opción más popular, desde la antigüedad, es la leche de vaca. Se recomienda para bebés mayores de un año. Es fuente de innumerables nutrientes y vitaminas D y B12.Desde la década de 1960 también está disponible la fórmula de soya. Es una buena idea para los niños intolerantes a la lactosa.La clásica alternativa es, sin duda, la leche de fórmula especial para bebés. Existe de diversos tipos y grados de enriquecimiento.Otro sustituto alimenticio puede ser el arroz con leche, que tiene más hidratos de carbono que la leche de vaca, aunque menos proteínas y calcio. Esta otra posibilidad, fácil de preparar, resulta útil para aquellos bebés alérgicos a la leche de fórmula.La leche de almendras es otra alternativa natural, gran fuente de proteínas, magnesio y calcio. Tiene un contenido nutricional 400% mayor a la leche de vaca y la puedes preparar en casa.

¿Qué tipo de leche se le puede dar a un bebé de 6 meses?

De ser posible, se debe alimentar al bebé con leche materna durante los primeros 6 meses de vida. Usted debe darle a su bebé leche materna o leche maternizada (fórmula) enriquecida con hierro durante el primer año de vida y no leche de vaca.

¿Cuál es la leche que dan en el consultorio?

Adiós a la leche Purita: Salud distribuirá nueva fórmula para evitar obesidad y sobrepeso en lactantes La mayoría la recibía en una taza, con agua tibia, a la hora de once o al desayuno. Algunos la devoraban en polvo, mezclada con azúcar y a escondidas. Pero a más de cuatro décadas, el cambio ha sido radical y el problema alimentario en los niños chilenos ahora está en el otro extremo: la malnutrición por exceso. y en los menores de seis años el 12,1% presenta obesidad. “El impacto de la obesidad no es solamente el problema de salud que conlleva; los niños que la padecen tienen más probabilidades de ser discriminados, estigmatizados o víctimas de bullying.

Además, en términos académicos, estudios internacionales demuestran que tienen menor probabilidad de alcanzar estudios superiores y en la vida adulta tienen menor productividad laboral”, afirma la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza. En este contexto y frente a la nueva realidad nutricional -en términos generales, el 75% de la población presenta obesidad o sobrepeso-, el Ministerio de Salud ha emprendido una revisión al Programa Nacional de Alimentación Complementaria, que consta de la entrega de distintas fórmulas a la población más vulnerable: lactantes, niños menores de seis años y embarazadas.

Los primeros cambios -en los que han intervenido expertos de las sociedades de pediatría, nutrición, salubristas y representantes de hospitales- se aplicarán al suplemento Purita Fortificada que reciben los menores de un año, quienes fueron definidos como prioritarios.

Esto, a la par con un fortalecimiento del programa de lactancia materna, para lograr que sea exclusiva y se extienda, al menos, hasta los seis meses. “La lactancia materna es uno de los pilares más importantes, puesto que al ser exclusiva y cuando llega hasta los seis meses o más, está demostrado que disminuye la posibilidad de obesidad en los menores”, dice Daza.

Actualmente, las madres que se ven impedidas o tienen obstáculos con la lactancia reciben en los consultorios leche Purita Fortificada, un producto elaborado en base a leche de vaca adicionado con hierro, zinc y otras vitaminas. Lo mismo para el grupo de seis a 12 meses.

Y el año pasado, casi 49.000 menores de un año contaban con el beneficio, es decir, casi un cuarto de los niños que nacen cada año en el país consumen este producto. Eso, hasta ahora. Este suplemento ya no será distribuido a este grupo y será reemplazado por una fórmula de inicio, reducida en azúcar y calorías, y más adecuada a los requerimientos esenciales de los más pequeños.

“La leche Purita tiene una carga proteica muy alta e incide, obviamente, en el problema de la obesidad. Por eso comenzaremos ahora con este cambio. La nueva fórmula de inicio cuenta con todos los micronutrientes recomendados para este grupo, pero tiene una menor carga proteica, menos ácidos grasos saturados, y contiene omega 3 y omega 6”, añade la subsecretaria.

El cambio del suplemento ya ha sido probado a través de pilotos realizados en La Araucanía, Magallanes y centros de salud del Servicio Metropolitano Occidente. En dichas pruebas, las madres respaldaron el producto: el 24,7% lo calificó como muy bueno y el 61,1%, como bueno. Lo mejor evaluado, eso sí, fue el enfoque de equidad, donde se destacó la entrega del beneficio como un aporte económico hacia la población más vulnerable.

El cambio será paulatino, por edad y territorialmente. Desde mañana aplicará en las regiones de Arica y Parinacota; Tarapacá, Antofagasta, Atacama y Aysén, partiendo con niños y niñas hasta los seis meses de edad, y continuará por el país hasta terminar en Valparaíso y la Región Metropolitana.

  1. En febrero de 2022 la nueva fórmula de inicio ya debería entregarse a lo largo de Chile a todos los menores de 12 meses.
  2. Seguido de este grupo se aplicará una reformulación al suplemento que reciben los menores prematuros y luego vendrá una tercera etapa, masiva, para modificar los programas básico y de refuerzo, que afectarán a los productos Purita para los niños menores de seis años, Purita Cereal y Purita Mamá.

“Este es un cambio muy esperado por los pediatras, porque Purita fue maravillosa para eliminar la desnutrición del siglo pasado, pero hoy en Chile el problema mayor es la obesidad y las fórmulas altas en grasa favorecen no solo eso, sino también las enfermedades cardiovasculares.

  • Entonces, es recomendable un producto más balanceado para los lactantes, para que tengan una nutrición óptima”, dice Humberto Soriano, pediatra y miembro del departamento de Gastroenterología y Nutrición de la Universidad Católica.
  • Lorena Rodríguez, pediatra de la Escuela de Salud Pública de la U.
  • De Chile y magíster en nutrición, explica que es importante hacer hincapié en la lactancia materna para este grupo y brindar los apoyos que requieren las madres para conseguirla, teniendo en consideración los problemas, desde laborales a familiares y sociales, que pueden obstaculizarla.

“Hoy, cuando no hay posibilidad de lactancia materna, se entrega leche Purita Fortificada, que es leche entera sin las adecuaciones necesarias para los niños pequeños “, dice la pediatra, quien agrega que muchas veces las madres deben añadirle componentes, como aceite o azúcar, para cubrir los aportes requeridos.

Sobre los cambios que vienen al programa de la leche Purita que reciben los niños de entre uno y seis años, ambos pediatras coinciden en que -junto con cambios a la alimentación y la introducción de hábitos saludables- debe reducirse el aporte de materia grasa. “No debería tener adición de azúcar, porque la leche ya tiene lactosa, y se debiera tender a lo semidescremado o descremado, dependiendo de la edad, para ir adaptando, además, a los niños a los sabores menos grasos.

Si uno recibe productos muy grasos en la infancia se produce un acostumbramiento y una búsqueda de eso más adelante. Lo mismo con lo dulce. Por eso, es importante que los niños se adapten a sabores menos concentrados y naturales”, plantea Pizarro. Soriano, a su vez, sostiene que desde los 12 meses los niños deben tener dos a tres porciones de lácteos al día, por el aporte de calcio.

¿Cómo saber si un alimento es fortificado?

El Ministerio de Desarrollo Agrario, a través de la Dirección de Industrias y Productos Alimenticios (DIPA), emite recomendaciones sobre este grupo de alimentos envasados que se encuentran en el grupo denominado “alimentos dietéticos” o “alimentos para regímenes especiales”.

Los alimentos fortificados están dentro del grupo denominado “alimentos dietéticos” o “alimentos para regímenes especiales”. Son alimentos envasados, preparados especialmente, que se diferencian por su composición y/o por sus modificaciones físicas, químicas, biológicas o de otra índole, resultantes de su proceso de fabricación o de la adición, sustracción o sustitución de determinadas substancias componentes.

El Código Alimentario Argentino define como Alimentos Fortificados a “aquellos en los cuales la proporción de proteínas y/o aminoácidos y/o vitaminas y/o substancias minerales y/o ácidos grasos esenciales es superior a la del contenido natural medio del alimento corriente, por haber sido suplementado significativamente”.

Esto quiere decir que los Alimentos Fortificados se elaboran especialmente con un contenido mayor de algún nutriente, su fin es satisfacer necesidades alimentarias específicas de determinados grupos de personas sanas, y por lo general son elecciones que toma la industria para agregar valor a sus productos.

Por ejemplo, podemos encontrar leche fortificada con hierro, que significa que la empresa elaboradora le ha incorporado una cantidad mayor de ese mineral a su producto respecto de lo que contiene ese alimento en forma natural. Es importante tener en cuenta que la fortificación no es obligatoria, pero en caso que una empresa defina hacerlo deberá cumplir con ciertos requisitos.

Los nutrientes incorporados deben ser estables en el alimento, no presentar incompatibilidad con ninguno de los componentes del alimento ni con otro nutriente agregado y estar presentes en niveles tales que no ocasionen una ingesta excesiva por efecto acumulativo a partir de otras fuentes de la dieta.

¿Cuáles son los alimentos fortificados? Los alimentos fortificados están identificados en el rótulo del producto de la siguiente forma “.fortificado(a) con.” a continuación de la denominación de venta y seguido del nombre de los nutrientes que se han aumentado.

¿Qué es enriquecido y fortificado?

Si bien los alimentos enriquecidos y fortificados son aquellos a los que se les han adicionado nutrientes, el objetivo de esa adición es distinto y éste es uno de los puntos que diferencian a unos de los otros. ¿Querés saber cuáles son las diferencias entre ambos tipos de alimentos? Te invitamos a que leas este artículo para conocerlas.

  1. El enriquecimiento es la adición de nutrientes a un alimento que no los contiene naturalmente, que se realiza de manera obligatoria y con el fin de resolver una carencia nutricional de la población.
  2. La fortificación es la adición de nutrientes a un alimento en una cantidad mayor que la que contiene naturalmente, que se realiza de manera voluntaria y con el fin de satisfacer necesidades nutricionales específicas de la población sana y de agregar valor al alimento para su venta.

Según el Código Alimentario Argentino (CAA) los alimentos enriquecidos son aquellos a los que se les han adicionado nutrientes (que pueden ser vitaminas y/o minerales y/o proteínas y/o aminoácidos esenciales y/o ácidos grasos esenciales) con el objetivo de resolver deficiencias de la alimentación que se traducen en enfermedades por carencias colectivas.

  • – se haya comprobado que las deficiencias no pueden ser corregidas por alimentos comunes.
  • – la autoridad sanitaria correspondiente identifique las carencias, así como también los grupos de personas afectadas y la magnitud del alcance de las deficiencias (provincial, regional o nacional) en base a los datos epidemiológicos.
  • – la autoridad sanitaria correspondiente haya determinado las adiciones necesarias y en qué concentraciones, el tipo de alimento que se enriquecerá, las exigencias de rotulación, las características del expendio y el alcance del mismo.

El enriquecimiento de determinados alimentos debe estar reglamentado a través de una ley y su cumplimiento es obligatorio por parte de los productores de esos alimentos. Como se tratan de deficiencias o carencias a nivel poblacional, generalmente se seleccionan alimentos de fácil acceso, de bajo costo y de consumo masivo.

En Argentina existen tres alimentos que deben ser enriquecidos: la sal, la leche entera en polvo entregada en los programas alimentarios nacionales y la harina de trigo. Enriquecimiento de la sal: Ley Nº 17.259, publicada en el Boletín Oficial el 8 de mayo de 1967, reglamentada a través del Decreto Nº 4277 A partir del 1° de enero de 1969 comenzó a regir en todo el territorio nacional esta ley que establece que la sal para uso alimentario humano o animal debe ser enriquecida con yodo (yodato de potasio).

Todos los envases que contengan sal fina o gruesa yodada deben llevar la siguiente leyenda en la lista de ingredientes: “Sal enriquecida para uso alimentario humano, Ley Nacional 17.259”. Esta ley se reglamentó considerando que en extensas zonas de la Argentina existe bocio endémico.

El bocio es una enfermedad por carencia de yodo en la alimentación, frecuente en zonas donde la cantidad de yodo en suelos y agua es reducida. Enriquecimiento de la leche entera en polvo entregada en los programas alimentarios nacionales: Ley Nº 25.459, publicada en el Boletín Oficial el 12 de septiembre de 2001 En los programas alimentarios implementados por el gobierno nacional dirigidos a niños y mujeres embarazadas que incluyan distribución de leche entera en polvo, la misma deberá estar adicionada con hierro, zinc y ácido ascórbico (vitamina C).

Enriquecimiento de la harina de trigo: Ley Nº 25.630 publicada en el Boletín Oficial el 23 de agosto de 2002 Esta ley, que tiene como objeto la prevención de las anemias y las malformaciones del tubo neural (tales como la anencefalia y la espina bífida), establece que la harina de trigo destinada al consumo que se comercializa en el mercado nacional debe ser adicionada con hierro, ácido fólico, tiamina, riboflavina y niacina en las proporciones allí indicadas.

El decreto Nº 597 del año 2003, en el cual se aprobó la reglamentación de esta ley, establece que a todos los envases que contengan harina enriquecida se le debe agregar la leyenda “Harina enriquecida Ley Nº 25.630” en la lista de ingredientes. Además, esta leyenda debe indicar los nutrientes y las proporciones establecidas en la ley.

Cada país determina, según las carencias que detecta en la población. el tipo de alimento, el nutriente y la cantidad en la que se realiza el enriquecimiento. Varios países de América Latina han enriquecido diferentes alimentos con distintos nutrientes.

Algunos ejemplos son: – aceite adicionado con vitamina A en Bolivia, – azúcar adicionada con vitamina A en Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá, – arroz adicionado con ácido fólico, vitamina B12, vitamina E, selenio, zinc y vitaminas del complejo B en Costa Rica y con ácido fólico, vitamina B1, B6, B12, niacina, hierro y zinc en Panamá.

De acuerdo al CAA, los alimentos fortificados son aquellos en los cuales la proporción de vitaminas y/o minerales y/o proteínas y/o aminoácidos esenciales y/o ácidos grasos esenciales es superior a la del contenido natural medio del alimento corriente, por haber sido suplementado significativamente.

  1. Ser estables en el alimento en las condiciones habituales de almacenamiento, distribución, expendio y consumo y presentar una adecuada biodisponibilidad (que es la proporción del nutriente que puede ser digerido, absorbido y metabolizado o utilizado por el organismo).
  2. No presentar incompatibilidad con ninguno de los componentes del alimento ni con otro nutriente agregado.
  3. Estar presente en niveles tales que no ocasionen una ingesta excesiva por efecto acumulativo a partir de otras fuentes de la dieta.

A diferencia de los alimentos enriquecidos, la adición de nutrientes a los alimentos fortificados no apunta a resolver una deficiencia o carencia nutricional poblacional y tampoco es obligatoria, sino que es llevada a cabo voluntariamente por el fabricante o por la industria alimentaria con el fin de satisfacer necesidades nutricionales específicas de personas sanas, y de agregar valor al alimento para su venta.

Por lo que el alimento fortificado puede tener un costo más alto que el alimento sin fortificar. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no puede fortificarse cualquier alimento. Tal como lo indica el CAA, no se autoriza la fortificación de los siguientes alimentos y bebidas: carnes y productos derivados, helados, alimentos azucarados incluidos en el Capítulo X del CAA (excepto los que contengan jugo en su composición), bebidas analcohólicas o polvos para prepararlas (excepto, en ambos casos, que contengan jugo en su composición), aguas, aguas carbonatadas y aguas minerales con o sin gas.

En la etiqueta o rótulo de los alimentos fortificados debe figurar la siguiente leyenda “. fortificado/a con.”. En el primer espacio en blanco figurará la denominación de venta del alimento correspondiente sin fortificar y en el segundo espacio en blanco el o los nutrientes con los que se ha fortificado el alimento.

Por ejemplo: leche fortificada con vitamina A y D.Y. ¿qué es la biofortificación? La adición de nutrientes a los alimentos mediante procesos de tecnología alimentaria no es la única estrategia para obtener alimentos mejorados nutricionalmente. La biofortificación (como se denomina a este proceso), es el conjunto de técnicas aplicadas a la mejora de la calidad nutricional de las especies (cultivos, animales o microorganismos), mediante el mejoramiento convencional o el uso de biotecnología.

Estas técnicas pueden aumentar los niveles endógenos de un nutriente (fortificar) y también introducir la capacidad de producir un nutriente nuevo (enriquecer). El arroz dorado es un buen ejemplo de bioenriquecimiento. Se trata de un tipo de arroz al que se le ha introducido la información genética necesaria para fabricar β-carotenos (provitamina A), que son los que le otorgan el color dorado, con el fin de aportar vitamina A a las poblaciones que no consumen diariamente la suficiente cantidad de esta vitamina.

    • el bioenriquecimiento del contenido de hierro del arroz, los porotos, la batata, la mandioca y las legumbres;
    • el bioenriquecimiento del contenido de zinc del trigo, el arroz, los porotos, la batata y el maíz;
    • el bioenriquecimiento del contenido de carotenoides (provitamina A) de la batata, el maíz y la mandioca; y
    • el bioenriquecimiento del contenido de aminoácidos y proteínas del sorgo y la mandioca.

La Alianza Global para una Mejor Nutrición (GAIN son sus siglas en inglés) y HarvestPlus anunciaron una nueva asociación para llevar los beneficios de los cultivos biofortificados a mil millones de consumidores. Las dos organizaciones han trabajado estrechamente durante años y este acuerdo formaliza una asociación aún más fuerte.

El programa de US $35 millones se centrará en comercializar y ampliar el alcance y la cobertura de los cultivos enriquecidos con nutrientes, como el trigo de zinc, el mijo perla y los porotos de hierro, Referencias – Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). Código Alimentario Argentino.

CAPÍTULO XVII. ALIMENTOS DE REGIMEN O DIETÉTICOS. Disponible en: http://www.anmat.gov.ar/alimentos/codigoa/CAPITULO_XVII.pdf – Secretaría de Salud Pública. SAL. DECRETO N° 4.277. Ley 17.259. Disponible en: http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/195000-199999/197575/norma.htm – PROGRAMAS ALIMENTARIOS.

Ley 25.459. Disponible en: http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/65000-69999/68815/norma.htm – SALUD PUBLICA. Ley 25.630. Disponible en: http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/75000-79999/77088/norma.htm – Koppmann, Mariana y Degrossi, María Claudia. Etiquetas bajo la lupa: cómo descifrarlas para elegir los alimentos que necesitamos y saber qué comemos.

– 1 a ed.- Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Siglo XXI Editores Argentina, 2017. – Organización Mundial de la Salud (OMS). Biblioteca electrónica de documentación científica sobre medidas nutricionales (eLENA). Bioenriquecimiento de cereales cultivados. Disponible en: https://www.who.int/elena/titles/biofortification/es/ – HarvestPlus.

¿Qué son los alimentos enriquecidos y fortificados?

Según el CODEX ALIMENTARIUS, la fortificación o enriquecimiento de alimentos es: ‘la adición de uno o más nutrientes esenciales a un aliento con el propósito de prevenir o corregir una deficiencia demostrada de uno o más nutrientes en la población o en grupos específicos de población’.

¿Cuál es el tipo de leche más sana?

La leche semidesnatada, la más saludable – Aunque esta afirmación hay que especificarla: la leche desnatada sería la más saludable porque es apta para todas las personas que no padezcan una intolerancia, Pero la leche entera es igual de sana, ya que sus grasas son beneficiosas,

  • El problema es que esta última no se recomienda a personas que sufren obesidad o hipercolesterolemia, mientras que la semidesnatada sí.
  • Por tanto si tu salud cardiovascular es buena lo ideal es que apuestes por la leche entera o la semi, ya que estarás beneficiándote de sus nutrientes,
  • Si tienes obesidad o hipercolesterolemia, mejor opta por leche semidesnatada.

Y si tu salud cardiovascular es bueno, mejor leche entera o semidesnatada.

¿Qué tipo de leche es más sana?

– El número de personas que beben leche no láctea está aumentando. La leche de almendras es una de las variedades de leche de origen vegetal más consumidas en América del Norte, la Unión Europea y Australia. Los investigadores han sugerido que la leche de almendras es una alternativa efectiva para niños y adultos que sufren de alergias o son intolerantes a la leche.

  • Comparada con la leche de vaca, la leche de almendras tiene menos grasa saturada y más grasas insaturadas.
  • Las grasas saludables de la leche de almendras pueden ayudar a que las personas pierdan peso y mantengan un peso saludable.
  • La leche de almendras es baja en calorías y proteínas, lo que puede no ser adecuado para todas las personas, especialmente para los niños.

Las personas que no desean perder peso necesitarán agregar fuentes adicionales de calorías y elegir fuentes saludables de proteínas, como frijoles y pescado, para satisfacer sus necesidades diarias. Algunos fabricantes añaden calcio a la leche de almendras para que su contenido nutricional se parezca más al de la leche de vaca.

  • Este calcio puede ser más difícil de absorber que el de los productos lácteos, así que es importante consumir calcio de otras fuentes, como vegetales de color verde oscuro.
  • La leche de almendras está disponible en variedades de sabores.
  • Algunos de estos productos tienen azúcar añadida para prolongar la vida útil y mejorar el sabor y la textura.

Podrás notar que, al añadir leche de almendras a las bebidas calientes, la leche se separa.

¿Qué pasa si tomo un vaso de leche todos los días?

La leche, ¿buena o mala para la salud? – Estás aquí: Home / Noticias / Médico / La leche, ¿buena o mala para la salud? En los últimos años se han puesto en duda todo lo que habíamos escuchado sobre los beneficios de la leche, El debate está sobre la mesa y las posturas muy enconadas entre los que creen que es un alimento fundamental de una dieta equilibrada y entre los que la relacionan con más de 300 enfermedades, entre ellos diversos tipos de cáncer y enfermedades intestinales o estomacales.

Además ambas posturas están respaldadas por investigaciones médicas, con lo que la confusión es todavía mayor. Por ejemplo, en el caso del calcio, según diversos estudios del Ministerio de Agricultura español, la leche es fuente de calcio y debe tomarse diariamente a lo largo de la vida para mantener la salud osea y prevenir la osteoporosis,

Por el contrario, la Universidad de Harvard dice que no está claro que esta bebida sea la mejor fuente de calcio para la mayoría de las personas. Los investigadores de Harvard señalan que el alto consumo puede incrementar el riesgo de padecer cáncer de próstata y de ovario.

  1. Además, afirman que el consumo diario de productos lácteos aumenta los niveles de grasas saturadas y de vitamina A, lo que hace que los huesos se debiliten.
  2. Otro de los aspectos relacionados con este alimento que cuenta con investigaciones médicas a favor y en contra es la lactosa,
  3. La lactosa es un azúcar que se encuentra en la leche y en los lacteos,

Para poder digerirla es necesaria una enzima que se llama lactasa. En Europa el 70-90% de la población la tiene, mientras que en Asia y África el 90% no y sufren de intolerancia a la lactosa, Para esas personas beber leche es perjudicial y es mejor que tomen otros tipos de leche a modo de sustitutos, pero el resto puede seguir tomando su vaso diario.

  • Relacionado con la intolerancia a la lactosa esta la alergia a las proteínas de la leche, que aparece solo en el 3% de los bebes y en el 80% de los casos desaparece conforme el niño crece.
  • Las grasas también han estado señaladas en diversas investigaciones médicas.
  • La leche humana (que se suele tomar como referente) contiene 45 gramos de lípidos por litro, de los que el 55% son ácidos grasos poliinsaturados y el 45% ácidos grasos saturados y además tiene un elevado contenido en ácido linoléico,

La de vaca contiene un 70% de saturados y un 30% de poliinsaturados, con lo que puede provocar un aumento del colesterol y de las grasas saturadas en sangre, lo que es perjudicial para la salud cardiaca o provocar diabetes de tipo 1. Para combatir estos efectos hay otros estudios que recomiendan el consumo de leche desnatada enriquecida con omega 3, ya que además suelen llevar ácido oleico y vitaminas E que ayudan a subir el HDL o colesterol bueno.

Desde Orliman consideramos que la leche es tan beneficiosa o perjudicial como muchos otros alimentos. Tener una buena salud ósea, una buena salud cardiaca o no padecer cáncer dependerá de muchos factores como los hábitos de vida o seguir una dieta alimenticia sana. Teniendo en cuenta la capacidad de nutrición que ofrece la leche un consumo moderado no tiene porqué ser perjudicial.

Y para los que sufren intolerancia a la lactosa o alergia a las proteínas de la leche, optar por sustitutos como otros tipos de leche, Al hacer clic en “Aceptar todas las cookies”, usted acepta que las cookies se guarden en su dispositivo para mejorar la navegación del sitio, analizar el uso del mismo, y colaborar con nuestros estudios para marketing.

¿Qué diferencia hay entre fortificado y enriquecido?

A diferencia de los alimentos enriquecidos, la adición de nutrientes a los alimentos fortificados no apunta a resolver una deficiencia o carencia nutricional poblacional y tampoco es obligatoria, sino que es llevada a cabo voluntariamente por el fabricante o por la industria alimentaria con el fin de satisfacer

¿Qué es mejor para una mujer embarazada tomar leche fortificada o sin fortificar?

Más proteínas y más calcio durante el embarazo – La leche es rica en vitamina B12, vitamina A, fósforo, proteínas de alta calidad, y especialmente en calcio y vitamina D, nutrientes imprescindibles en la dieta de la futura madre, que ha de reunir tres características: debe ser completa, variada y equilibrada.

Las investigaciones confirman que las leches suplementadas contribuyen a este objetivo y, según apunta la revisión de estudios hecha por las sociedades científicas, “podrían tener un impacto positivo en el desarrollo visual y cognitivo del niño”. Durante el embarazo las necesidades, por ejemplo, de proteínas aumentan un 50%, y las de calcio un 30%.

Todos los nutrientes juegan un papel importante, pero este mineral es imprescindible en la salud. De ahí que el consumo de leche resulte capital. El profesor Ángel Gil, presidente de FINUT y catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Granada, explica que su ingesta “no solo mejora el estado nutricional de la mujer gestante, sino que también tiene efectos sobre el crecimiento fetal y el peso al nacer”.

¿Qué es enriquecer y fortificar?

¿En qué se diferencian los alimentos enriquecidos de los fortificados? En los últimos años cada vez es más común ver alimentos en cuyos envases se anuncia que son ricos en calcio o enriquecidos en fibra, por ejemplo. ¿Por qué se hace esto? ¿cuándo son productos enriquecidos y cuándo fortificados? Tanto enriquecer como fortificar alimentos significa añadir una serie de nutrientes que, según el caso, podían ya tener de manera natural o no.

  1. Precisamente en esta diferencia radica la distinción entre ambos conceptos.
  2. Los alimentos enriquecidos son aquellos a los que, de manera artificial, se les han añadido una serie de nutrientes que, en su estado natural, ya contenían, pero cuya cantidad ha podido disminuir -hasta incluso desaparecer- durante el proceso de industrialización.

, por ejemplo, las concentraciones de vitaminas y nutrientes de este alimento disminuyen de manera significativa por lo que, a fin de obtener un producto con valores nutricionales similares a los que tiene en su versión menos procesada, se le añaden los mismos nutrientes que había perdido.

Dentro de esta familia de productos se encuentran los que son nutritivamente restituidos, esto quiere decir que solo se añade la cantidad de nutrientes necesaria para alcanzar la que contenían en su estado primitivo. También se puede enriquecer por normalización, es decir, con el fin de compensar las posibles variaciones nutritivas en el contenido natural de un producto.

La fortificación de los alimentos, en cambio, es añadir a un producto un aporte nutritivo que dé al alimento una serie de características distintas de las que ya tiene según su naturaleza. A su vez, esta adición, puede tener un doble fin, más allá de una mayor cantidad de nutrientes.

En el caso de la leche, por ejemplo, a fin de facilitar la absorción del calcio y el fósforo que esta bebida contiene por sí misma, es cada vez más habitual que se fortifique con vitamina D, un elemento que por sí mismo tiene un importante valor nutricional y cuyas capacidades, además, se complementan con los nutrientes que la leche tiene de manera natural.

En muchas ocasiones la fortificación es un valor añadido que el fabricante de un alimento quiere darle a su producto, pero existen también leyes que, con el objetivo de utilizar los alimentos como vehículo para aumentar la ingesta de uno o varios nutrientes por parte de la población, establecen y normalizan la fortificación de algunos alimentos concretos,

Por ejemplo. En 1993 la Organización Mundial de la Salud y UNICEF pusieron en marcha un plan de yodación de la sal como manera de evitar la deficiencia del mineral. La carencia del yodo puede provocar bocio y cretinismo, dos enfermedades prácticamente erradicadas cuya desaparición confirma el éxito de este tipo de planes de nutrición social.

: ¿En qué se diferencian los alimentos enriquecidos de los fortificados?

¿Cuál es la mejor leche para un bebé de un año?

Es posible que haya escuchado que no se debe dar leche de vaca a bebés de menos de 1 año de edad. Esto se debe a que la leche de vaca no ofrece una cantidad suficiente de ciertos nutrientes. Además, a su bebé le cuesta trabajo digerir las proteínas y la grasa de la leche de vaca.

No obstante, es seguro darles leche de vaca a niños mayores de 1 año de edad. Un niño de 1 o 2 años de edad debe tomar únicamente leche entera. Esto se debe a que el cerebro en desarrollo de su hijo necesita la grasa de la leche entera. Después de los 2 años de edad, los niños pueden tomar leche baja en grasa o incluso leche descremada si tienen sobrepeso.

Algunos niños tienen problemas por tomar leche de vaca. Por ejemplo, una alergia a la leche puede causar:

Dolor abdominal o cólicosNáuseas y vómitosDiarrea

Una alergia grave puede causar sangrado en los intestinos que puede llevar a que se presente anemia. Sin embargo, solo alrededor del 1% al 3% de los niños menores de 1 año de edad tienen alergia a la leche. Esta afección es aun menos común en los niños mayores de 1 a 3 años.

  • La intolerancia a la lactosa se presenta cuando el intestino delgado no produce suficiente enzima lactasa.
  • Un niño intolerante a la lactosa no puede digerir la lactosa.
  • Esta es un tipo de azúcar que se encuentra en la leche y en otros productos lácteos.
  • Este trastorno puede causar distensión abdominal y diarrea.

Si su hijo tiene uno de estos problemas, su proveedor de atención médica puede recomendar leche de soya. Pero muchos niños que son alérgicos a la leche también son alérgicos a la soya. Los niños generalmente superan las alergias o las intolerancias para el momento que alcanzan su primer año de edad.

Dos a 3 años de edad: 2 tazas (480 ml)Cuatro a 8 años de edad: 2½ tazas (600 ml)Nueve a 18 años de edad: 3 tazas (720 ml)

Una taza de lácteos equivale a:

Una taza (240 ml) de lecheOcho onzas (240 ml) de yogurDos onzas (56 gr) de queso americano procesadoUna taza (240 ml) de budín preparado con leche

Leche y los niños; Alergia a la leche de vaca – niños; Intolerancia a la lactosa – niños Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M.