¿Trabajas desde casa? 3 claves para mejorar tu productividad

Por Nilton Torres - hace 5 meses

Sección: Startups


Si es mediodía y llevas sentado frente a tu ordenador toda la mañana, has contestado correos de trabajo pendientes y actualizado todas tus redes sociales, pero aún tienes el pijama puesto o vistes la ropa deportiva con la que saliste a correr temprano, entonces formas parte de esa fuerza laboral que, según un reciente estudio de la consultora Global WorkPlace Analytics, han aumentado en un 115% en la última década.

El teletrabajo es tendencia y cada vez son más las empresas públicas, privadas y startups, que además de reconocer sus beneficios, lo han incorporado como una más de sus estrategias de negocio.

Elegir el lugar físico desde el que trabajas no tiene precio, pero no siempre es sencillo manejar con asertividad esta situación, ya que pueden ocurrir diversas circunstancias que hagan que esa facilidad se convierta en un escollo, sobre todo cuando surgen obstáculos que se aglutinan en ese mismo espacio en el que cohabitan tu vida personal y laboral.

 

Estos son tres tips para que salgas airoso y maximices la calidad de tu jornada laboral en casa.

 

Respeta tus propios horarios

Trabajar en casa te permite organizar tu tiempo cómo te dé la gana, pero esa libertad se puede convertir en esclavitud si no sabes dosificarla. Por ello es importante que te establezcas horarios de trabajo estrictos y los cumplas con la voluntad de un monje tibetano. Si eres desordenado y trabajas cuando quieres, entonces tu productividad se esfumará. Ya lo dice Julie Morgenstern, experta en gestión de tiempo y productividad, “el mismo mecanismo que te aporta energía para trabajar te debe ayudar a desconectar cuando es la hora de cerrar el día”.

 

Orden en la sala

No hay nada que aliente más la distracción que trabajar en un entorno desordenado, por ello la norma básica es tener un escritorio bien dispuesto y todo tu material de trabajo a la mano. De esta forma no te tendrás que parar a cada rato para ir a buscar a la otra punta de la casa lo que necesites. Elaine Quinn, autora del libro “There’s No Place Like Working From Home” dice que la distracción visual impide la concentración, así que en bien de tu salud laboral y emocional, es necesario que tu espacio de trabajo sea casi un jardín Zen.

 

Espacio interior

Ponerte cada día en “modo trabajo” te exige obligatoriamente disponer de un espacio físico ideal. Ya sea que coloques un escritorio en una esquina de tu sala o tengas toda una habitación solo para ti, es importante que delimites esa sección de tu casa. WorkingNaked.com, una web que inspira en la creación de oficinas creativas en el hogar, recomienda que en tu espacio de trabajo no deben existir elementos que evoquen al resto de ambientes y se genere la distracción. Así que fuera de la vista los cacharros de cocina o la aspiradora.

 

Autor del artículo

Nilton Torres

Comentarios