¿Por qué conocer bien a tus clientes ayuda a optimizar el rendimiento de tu tienda de comercio digital?

Por Mariana Barreto - hace 1 año

Sección: Tech


¿Conoces muy bien a tus clientes? ¿Los conoces lo suficientemente bien como para responder preguntas sobre sus historiales de compra, demografías y preferencias de cada uno? Probablemente no, sin embargo, es posible conocerlos así de bien. Y es probable que cuentes con toda la información necesaria para hacerlo.

El problema es que esa información no se encuentra en un lugar de fácil acceso o análisis. Está disperso por toda tu base de datos. Hacer uso de datos para conocer a tus clientes es un factor principal para determinar sus necesidades, así como adaptar la visión de la empresa con respecto a ellos.

Como en todo diseño de páginas web, es necesario conocer al cliente, sin embargo, para mejorar el rendimiento de tu tienda de comercio digital, debes analizar y recolectar los datos de cada cliente al más mínimo detalle para que puedas ofrecerle el servicio que ellos necesitan. A continuación, presentaremos algunos puntos que debes tener en cuenta.

 

Datos agregados vs datos sin procesar

Antes de hablar sobre tus clientes como personas, necesitas tener datos para hacerlo. Cuando se analiza datos de clientes, hay dos tipos recurrentes que encontrarás: los agregados y sin procesar. Cuando un dato es agregado, los datos se resumen de diversas fuentes, mientras que los datos sin procesar son la versión sin pulir de métricas rastreables.

Al buscar datos agregados, puedes comprender las tendencias a través de tu grupo de compradores, pero no puedes analizar a cada uno. Asimismo, si exportas los datos agregados desde cualquier plataforma en particular, es poco probable que puedes importarlos hacia cualquier otra plataforma. El resumen de datos es útil en algunos casos--puedes ver cómo un producto se vende todos los días o qué producto se vende con más frecuencia--pero sí o sí, los datos agregados no te brindarán la información básica que necesitas para analizar a cada persona.

Entonces, ¿por qué no utilizar siempre los datos sin procesar? En primer lugar, toma más tiempo en analizar. Cualquier persona con una página web tendrá acceso a Google Analytics y puede aprender a utilizarlo a nivel principiante para visualizar los resúmenes de datos. Los datos sin procesar, por otro lado, siempre fueron muy costosos debido a la enorme cantidad de espacio que requiere para recolección y conservación de los datos en bruto.

 

En la actualidad, contamos con herramientas que nos permiten almacenar y hacer uso de estos datos en memorias portátiles de gigabytes, pero no todos toman ventaja de esto. El mayor beneficio de los datos sin procesar es el hecho de que tiene acceso a cada línea de datos que se rastree y que se puede importar a casi cualquier herramienta analítica.

 

La ética de rastrear clientes

¿Quieres comenzar a recolectar los tipos de datos correctos de tus clientes? Primero es necesario determinar  la cantidad y el tipo de datos que puedes rastrear.

 

Para ello, debes decidir la cantidad de datos que tú y tus clientes están de acuerdo en recopilar. Pero más allá de eso, existen leyes y normas de por medio que indican lo que puedes y no puedes rastrear, según la industria y la audiencia. Si se trata de recopilar información de tarjetas de crédito, por ejemplo, es claro que las normas de seguridad son más estrictas que recopilar información básica para otros servicios como medicina y cirugía estética, en donde no se solicitan datos financieros.

 

Hacer que los datos sean útiles

Entonces, ¿por qué rastrear datos? Algunos indican que es para optimizar los procesos de venta, pero en realidad se trata de crear un mejor proceso de venta para el consumidor. Para ellos, el factor más importante en el ciclo de tiendas de comercio electrónico es tener acceso a la información adecuada en el momento adecuado, pero esa necesidad de información puede cambiar según el cliente. De modo que las plataformas de comercio electrónico debes crear experiencias de compra personalizada. Al hacer uso de los datos sin procesar, es posible encontrar patrones en cada persona y hacer promociones específicas para cada una. Por consiguiente, se les brinda a esos consumidores la información adecuada en el momento adecuado.

 

Entender la diferencia entre datos agrupados y datos sin procesar, además de conocer cómo utilizar esos datos para lograr una experiencia más específica, no es suficiente para  aprovechar al máximo estos datos. Necesitas formular las preguntas correctas-descubrir cómo las personas utilizan, piensas y adquiere tus productos. Al conocer esta información, puedes orientar tu plan de ventas de forma particular hacia los deseos de los consumidores. 

Autor del artículo

Mariana Barreto

Gerente Comercial en Staff Digital, Agencia de Diseño y Marketing Digital en Lima, Perú.

Comentarios