Jaime Sotomayor: El camino del emprendedor peruano que quiere masificar la Biotecnología

Por Alonso Mujica - hace 2 años

Sección: Startups


Technopatas

¿Quién es Jaime Sotomayor y cómo se inicia en el emprendimiento?

Me gustaba la tecnología. Todo el mundo decía que era bueno en eso. Me decían que estudiara algo de tecnología e informática. Cuando empecé a buscar universidades acá en Perú había varias opciones entre informática, software y sistemas. Al final la manera en la que decidí fue entrevistando a un gerente de IBM, quien me dijo el tipo de perfil que buscaba para los puestos que yo quería. Así me decidí por la Universidad de Lima pensando que más adelante podía poner una empresa y cosas por el estilo.

Su primera empresa

Yo trabajé en Price, en Siemens, laboré incluso en Alemania, y en IBM. Ni bien terminé la Universidad renuncie a IBM y creé mi primera startup que se llamaba “Smart PYMES”. En realidad no era una startup, pero el término en ese entonces no lo conocía. Era una pequeña empresa y la idea era básicamente enseñar lo que había aprendido en la universidad, en las empresas y hacer consultorías para pequeñas y medianas empresas. En ese momento todo el mundo hablaba de las PYMES.

El primer fracaso llevaría a algo nuevo

Si bien el socio que tenia ahí era mi mejor amigo, quizás no era la persona ideal porque los dos éramos ingenieros de sistemas y faltaba el complemento, otro tipo de perfil que me permitiera crecer más rápido.

Ambos pudimos ir a Silicon Valley una semana a participar en Stanford en un programa de emprendimiento y ahí fue donde aprendimos qué era un startup. En Perú, cuando yo decía que quería hacer un startup me miraban como un bicho raro porque no sabían que cosa era.

Era difícil tratar de explicar qué era lo que quería hacer, crear un producto de una necesidad del mercado, traer los usuarios, escalar y otras cosas.

El camino hacia MedSquare

Entonces después de este período de Stanford, me retiré de la empresa para animarme a poner un startup acá. Decido investigar cuáles son esos problemas que me gustarían resolver, cuáles son esos temas que me apasionan y empecé a juntarme con dueños de empresas para ver qué problemas tenían ellos en sus industrias, en sus negocios. Me atrajo bastante el tema de la medicina. El tema de atención hospitalaria, el cómo se llevaba el registro de los pacientes es algo que me pareció sumamente interesante. Con esa idea sabiendo de que yo tenía un perfil de tecnologías de información y de negocio, me aventuro y creo una empresa que se llama “MedSquare.”

¿Cómo te fue en MedSquare?

En MedSquare una de las cosas que para mí fue un poco frustrante fue el desarrollo de software. Cuando llegaba con una versión nueva a probarla siempre había errores, cosas que fallaban, que hacían falta y todo eso era gastar dinero.

¡Conoce más sobre Doktuz, la startup que facilita el acceso a la Salud a los pacientes!

La experiencia de caerse y volverse a levantar

Bueno MedSquare lo tuve que dejar y lo triste fue que tuve que volver a trabajar en una empresa para poder honrar los préstamos.

Tuve la suerte de empezar a trabajar en una súper empresa que es Asix, una empresa de desarrollo web multimedia. Trabajar muy de cerca con el dueño que es César Zevallos quien es bastante conocido en el ecosistema de tecnología y uno de los pocos o el único peruano que va al TED, me ha servido no solo como inspiración de persona sino también como un mentor para aprender a manejar un negocio de tecnología.

Emprendiendo en una nueva startup

Cuando empiezan a aparecer otras entidades como Wayra y mucho después Start-Up Perú aproveché la oportunidad para emprender en una startup que se llamaba Homy, la cual solucionaba el problema de buscar propiedades en la ciudad, departamentos y casas. Luego nos dimos cuenta de que nos estábamos metiendo contra empresas que ya estaban consolidadas, que ya estaban haciendo un trabajo y que no necesariamente eran muy rentables. Entonces dijimos bueno vamos a buscar quizás un dolor más cercano a nuestra realidad y más específico que era el tema de los roommates.

Nos juntamos 5 personas porque teníamos la misma idea; aunque no vimos en ese momento la complementariedad que se necesitaba y eso creo que no nos jugó muy bien. Había momentos en los que sentía que me estaba cargando con toda la chamba. Terminé peleando con mis socios cuando en verdad yo no debí haber tenido esa actitud. Terminamos cerrando un negocio que hubiera podido ser bacán.

Singularity University

blip.tv

Me fui a Singularity en junio, julio, agosto de 2014. Ahí salió el tema de la biotecnología: cómo yo puedo lograr traer esta nueva ola de tecnología a las masas igual que la computación la trajeron en los años 70 a las masas. La biotecnología tiene aplicaciones que si bien hoy día no las vemos a simple vista, más adelante van a ser parte de nuestro día a día. La ciencia descubre un montón de cosas pero está en la necesidad de los emprendedores crear productos y soluciones. Y eso es mi emprendimiento actual que nace de los socios que hice en Singularity University y ha permitido crear la empresa que tenemos actualmente que es Arcturus BioCloud y su visión es traer la biotecnología a las masas.

¿Quieres enterarte qué pasó después de esta genial idea? ¡Síguenos en Timov para conocer la segunda parte de esta historia!

Autor del artículo

Alonso Mujica

Alonso Mujica es el Director de Timov. Él es un emprendedor que se ha desempeñado en cargos comerciales para empresas de Tecnología, además de consultor para diversas Startups. En la actualidad trabaja en ventas para Lenovo mientras apoya como externo en otros proyectos. Estudió Ingeniería Industrial y está siguiendo una especialización en Trade Marketing. En su tiempo libre disfruta hacer deporte, la música indie y aprender sobre nuevas cosas que están pasando en el mundo.

Comentarios