Introducción al Design Thinking

Por Jimmy Carreazo - hace 2 años

Sección: Startups


El “Design Thinking”, o como sugiero traducirlo “Pensamiento Sistémico de Diseño”, es una metodología útil para emprendedores. En esta primera entrega, nos ocuparemos de qué es (y qué no es) el Design Thinking.

Es mentalidad: El Design Thinking es pensar como un diseñador frente a los retos. Es también ser mentalmente fuertes para salir de nuestra zona de confort y generar innovación.

No es sólo pensamiento: El término “thinking” (pensamiento) es controversial y suele generar confusión. El Design Thinking es una disciplina que involucra el pensamiento y además, la acción.

Es diseño: El Design Thinking es experimentación a través del diseño. A semejanza del diseñador que experimenta mediante ilustraciones, nos corresponde experimentar mediante prototipos.

No es dibujar: Casi todas personas que no saben dibujar, también se consideran “poco creativas”. Si no sabes dibujar, ¡te felicito, el Design Thinking despertará tu genio creativo!

Está centrado en las personas: Sin empatía, no hay Design Thinking. Debes comprender a las personas para las cuales estás diseñando y experimentar con ellos dentro de su propio entorno.

Pitch your Life

No es sólo acción: reinterpreta la acción de “diseñar”. No se concentra sólo en el diseño formal, es una corriente de pensamiento que busca e investiga el fondo del problema.

Es colaboración activa: Nunca podrás realizar Design Thinking tú solo. Un equipo activo de personas con distintos puntos de vista, es indispensable para encontrar soluciones innovadoras.

No es sólo hacer prototipos: Prototipar es llevar tus ideas al mundo físico. Constituye una de las fases del proceso y necesariamente requiere insumos generados en las otras fases.

Es un proceso: El Design Thinking ha logrado sistematizar el proceso de la creatividad. El diseño es un proceso y como tal, tiene diferentes métodos a utilizar en cada una de sus fases.

Blogs Deusto

No es un libro de recetas: El pensamiento analítico no es suficiente. Cada problema tendrá una solución distinta, basada en las cualidades de tu hemisferio cerebral derecho.

Es optimista: Para hacer Design Thinking, debes ser optimista y convencerte a ti mismo que es posible realizar cambios en la sociedad, que las cosas se pueden hacer de una manera diferente.

No es una estrategia de ventas: Esta metodología ha superado el mundo comercial y de las ventas. Así, su punto de partida no son los productos comerciales, sino los insights de las personas.

Basado en 3 principios

El Design Thinking se basa en la empatía, colaboración y experimentación.

Y es sistémico: En el pensamiento sistémico, se estudia el todo para comprender sus partes y cómo se relacionan entre ellas. Por eso, proponemos la traducción “Pensamiento Sistémico de Diseño”.

En las próximas entregas, seguiremos introduciéndonos al fascinante mundo del Design Thinking. Y de ahora en adelante, siempre recuerda que “Ser Creativos no es un Don, es una Acción”.

Agradecimientos: Huáscar Ezcurra, Andy García, Rodrigo Isasi, Alfonso Prim y Jorge Azáldegui por sus sugerencias al presente artículo.

Autor del artículo

Jimmy Carreazo

Columnista Invitado de Timov, Design Thinker e Investigador en Salud. Jimmy es un apasionado del Lean Startup, Organizaciones Exponenciales y el Neuromarketing. Médico de profesión con postgrado en Administración en Salud, cree firmemente en la innovación como metodología capaz de replicarse. Sigue sus tweets en: @carreazo

Comentarios