Críticas de diseño web: en busca de una cultura positiva para mejorar productos

Por Mariana Barreto - hace 7 meses

Sección: Tech


La retroalimentación abierta es fundamental para un proceso de diseño web UX colaborativo. Sin embargo, compartir un trabajo no terminado es naturalmente incómodo y por lo generar causa tensión. Un proceso de asesoramiento adecuado puede fomentar un lazo eficiente y honesto de retroalimentación.

¿Qué es una crítica?

Una crítica de diseño consiste en analizar un diseño de página web, y brindar una retroalimentación sobre si cumple o no sus objetivos.

Usualmente esta se manifiesta como una conversación en grupo cuyo objetivo principal es mejorar un diseño. No consiste simplemente en juzgarlo.

Existen dos ramas distintas de críticas de diseño: críticas independientes y reseñas de diseño. Las críticas independientes se obtienen con el único propósito de mejorar una pieza de trabajo en particular. Las reseñas de diseño, en contraste, son evaluaciones usuales de un diseño según un conjunto de heurísticas; lo puede hacer un experto en usabilidad o en una reunión al final del proceso creativo con el objetivo de obtener aprobación y seguir adelante. En este artículo nos enfocaremos sobre todo en críticas independientes.

En las críticas independientes, existen dos roles: el presentador y el que critica. El presentador comparte el diseño, mientras que la otra persona actúa como crítico, ofreciendo ideas o perspectivas informativas. Ambos papeles pueden involucrar muchas personas. Las críticas de este tipo pueden y deben ser multidisciplinarias. Pueden ocurrir en cualquier etapa de un proceso de diseño y normalmente habrá diferentes sesiones de crítica para varias iteraciones del mismo diseño.

¿Por qué una crítica?

Es casi imposible mejorar un diseño sin la retroalimentación de otros. Su aportación te ayuda a evitar errores y por consiguiente crea un trabajo de mayor calidad. El viejo dicho aún es cierto: dos cabezas (o más en este caso) piensan mejor que una.

Una cultura positiva de crítica respalda al equipo de creación en muchas formas. Primero, desde el principio, todos son capaces de estar al día con el trabajo. Compartir diseños anticipadamente permite la aceptación de miembros del equipo que, de lo contrario, podrían no sentirse confiados acerca del trabajo y crear consenso entre los equipos. Con el tiempo, esta práctica crea confianza en el equipo y evita que cualquier ego destructivo cause demasiado daño en el proyecto.

Segundo, la crítica de diseño permite la cooperación y colaboración. Tu trabajo puede influenciar el trabajo de otros. Varios diseñadores que trabajan en diferentes partes de un gran proyecto pueden elegir posibles inconsistencias mediante una experiencia general usuario en general cuando todos participan en críticas anticipadas de los borradores del diseño de cada uno.

Asesoramiento de una crítica

El asesoramiento es el aspecto principal de una crítica. Tradicionalmente, el asesoramiento es un mecanismo que se usaba para manejar procesos caóticos. El asesoramiento de crítica es el manejo consciente y balanceado de las conversaciones hacia conclusiones. Este manejo crear la estructura y el marco necesario para conversaciones productivas.

Un miembro del equipo debe actuar como el asesor designado, a cargo del manejo general de la crítica. Lo mejor es rotar el papel del asesor por cada crítica. Eso evita que un miembro del equipo siempre domine la conversación o dirija el resultado. Los asesores rotativos también permiten que los miembros introvertidos del equipo adquieran experiencia y confianza en la gestión del equipo.

Las responsabilidades del asesor cambiarán, pero por lo general consisten en el conteo del tiempo, mantener fluida la conversación, negociar cualquier tensión. Otras responsabilidades importantes son crear y luego distribuir el alcance y la agenda para la crítica de diseño; formular las preguntas adecuadas, documentar la discusión.

Mostrar una crítica de diseño

Presentar un trabajo, ya sea en un marco de crítica o no, genera cierta vulnerabilidad en el presentador, en especial si la crítica no se establece en la organización. Recuerda no tomar de forma personal la retroalimentación. En su lugar hay que tener en mente la mejora del producto. Esa actitud hará que sea más fácil trabajar con puntos de tensión y permitirá obtener el máximo valor de la crítica.

Convertir la crítica en parte de tu proceso

Las críticas de diseño deben ser parte fundamental del proceso creativo iterativo, pero al incorporar la retroalimentación en el proceso existente es probable que se enfrente a obstáculos. Es un hecho que se experimentaran actitudes y escenarios que hacen las críticas más frustrantes y difíciles. A menudo, la crítica va en contra de la estructura organizativa general o ciertos miembros del equipo se oponen a la práctica. En tales casos el mejor enfoque es comenzar pronto y poco a poco.

Crear una cultura de crítica honesta toma tiempo e inversión, pero mejora el diseño al incorporar múltiples perspectivas. Examinar los proyectos de diseño en curso permite modificar el diseño antes de que sea definitivo. Esto sin afectar el costo o el calendario del proyecto, y en última instancia, asegura que el producto final cumpla con el objetivo original.

 

Artículo cortesía de Staff Digital, especialistas en diseño de páginas web en Lima, Perú.

Autor del artículo

Mariana Barreto

Gerente Comercial en Staff Digital, Agencia de Diseño y Marketing Digital en Lima, Perú.

Comentarios