17 razones que harán que tu startup fracase: la decimosexta es la de no querer ensuciarte las manos

Por Maria Granara Quintos - hace 2 años

Sección: Startups


Hay diversas razones por las cuales las startups fracasan. Tomamos 17 de ellas de un artículo de Paul Graham, reconocido inversionista en startups, programador, escritor y uno de los fundadores de Y Combinator, para que hagas algo al respecto. Esta vez te hablaremos sobre la desventaja de no querer ensuciarte las manos.

 

Descripción: Macintosh HD:Users:katherine:Downloads:concepto.jpg

Fuente: Ardfreelance

 

No querer ensuciarte las manos

 

Casi todos los programadores preferirían pasar su tiempo escribiendo código y tener a alguien más que se encargue de hacer los negocios.  Y esto no es solo para los ociosos. Larry y Sergey (Google) aparentemente se sintieron así al principio, después de desarrollar su primer algoritmo lo primero que hicieron fue buscar una compañía que se lo compre. ¿Empezar una compañía? ¡Ugh! La mayoría de hackers prefiere solo tener buenas ideas y crear nuevas cosas.

 

No obstante, así como Larry y Sergey  se dieron cuenta, no existe un mercado de ideas. Nadie confía en una idea hasta que la haces realidad y creas tu base de usuarios, solo en ese momento te pagan por ella. Quizás esto cambie en algún momento, pero no creo que cambie mucho. No hay como los usuarios para convencer a los compradores. El riesgo no ha disminuido, los que compran son seres humanos y a nadie le es fácil pagarle millones de dólares a un montón de jóvenes solo por ser ingeniosos. Cuando la idea es materializada en una compañía que está generando interés y muchos usuarios, les es más fácil decir que justificar el comprar a los usuarios y no la idea.

 

Si vas a atraer usuarios, lo más probable es que tengas que apagar la computadora y salir a buscarlos. No es agradable, pero si logras hacerlo tendrás más chance de ser exitoso. En la primera generación de startups que fundamos en Y Combinator, en el verano del 2005, la mayoría de fundadores pasaron su tiempo creando sus aplicaciones, pero había uno solo que se la pasaba llamando a ejecutivos desde el celular tratando de reunirse.

 

¿Puedes imaginar algo más frustrante para un hacker? Pero valió la pena, esa fue la startup que sobresalió del resto. Si quieres empezar una startup tienes que ser consciente de que no puedes solo hackear. Al menos uno de los fundadores tiene que encargarse de hacer negocios.

 

Y tú, ¿estás saliendo a buscar usuarios o no?

 

 

Fuente: Paul Graham

 

 

¡Síguenos en Timov para conocer todo sobre innovación tecnológica y emprendimiento en Perú!

 

 

Autor del artículo

Maria Granara Quintos

María Gracia Granara es miembro del equipo de redactores de Timov. Estudia Comunicación y Periodismo en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC).

Comentarios